jueves, septiembre 23, 2010

Sobra todo lo demás (hasta el título)



Hoy es tu cumpleaños y lo propio sería felicitarte, ¿no?. Hey, tío, felicidades por tus recién estrenados 61 años, que cumplas muchos más (no sólo encima de un escenario) y que nosotros los veamos... Y hacerte una tarta brindando por tu salud y por el cirujano de Patti.

Pero no voy a hacerlo, o bueno, sí, you know, que te felicito y demás, happy birthday... Aunque tenga delito que se me olviden los cumpleaños ajenos (nunca el mío, a mi pesar) y en cambio siempre recuerde el tuyo. Que estaba pensando yo, de camino al trabajo, escuchándote afirmar lo duro que es ser un saint in the city, que hoy tenía que dedicarte el día, musicalmente hablando; aunque medio desayunara al son de Roberto Carlos y de la voz de un incierto vecino reclamando los abrazos de Lady Laura.

Que, obvio, tengo tantas cosas que agradecerte... Pero no, ni modo, aunque no vaya a culparte de todos mis errores, de mis fallos, de mis dudas y de mis miedos... sí puedo culparte de un buen puñado de cosas.

A saber... porque los mejores momentos de mi existencia los haya pasado en tu presencia; y lo demás no cuente. Que siempre haya deseado que mi vida fuera como aquel 21 de abril; aunque mi 21 de abril fuera un 7 de mayo, y no del 81, sino del 93; y me vuelva por completo idiota (más si cabe) y se me agoten las razones y argumentos y mis mejores noches fueron aquellas de mis trece años metida en mi cama con un viejo walkman y una cinta de 90 donde mi proveedor oficial de música no autorizada me había grabado "The river", y adelantaba y rebobinaba hasta quedarme dormida tras mis oraciones, tan sólo para escuchar 'Point blank' y 'Drive all night' una y otra vez. Porque me quedé pegada a un televisor en blanco y negro donde un tipo salía de debajo de un coche y le preguntaba a la chica si su padre estaba en casa, y a partir de aquel momento quise que mi vida fuese como una de tus canciones y cada vez que sonaba Roy Orbinson me acordaba de ti, estuviese donde estuviese. Porque llegaras a caerle bien a mi madre y que incluso reconociera tus canciones; y cuando se tienen quince años es imperdonable compartir simpatías con tus progenitores. Porque lloré, lloré y llorara (y aún lo hago) la primera vez que escuché que tenías un Chevy del 69 y creyese que la salvación estaba en la carretera, en huir de esta ciudad, en hacer una cruz por cada uno de mis amantes o tener una guitarra que nunca supe tocar mientas aprendía a decir que me quisieras tonight, for I may never see you again, entre fuegos de artificio y llegases a convertirte en la única reason to believe.

Porque odio (y el odio no es un sentimiento que practique a menudo) a cualquier jovenzuelo o jovenzuela que escuche "Thunder road" por vez primera, porque sólo hay una primera vez. Por la decepción que supuso "Working on a dream", tú que nunca me decepcionas y al que siempre perdono. Incluso que te casaras con aquella pelirroja que le robaste al bueno de Nils, a la que colaste en tu banda. La portentosa mujer que ni canta, ni toca la guitarra, ni se sabe muy bien qué pinta allí más que estar a tu vera. Porque un buen día me teñí de pelirroja y me paseé por el boardwalk de Asbury Park y juré, y aún lo juro, que I'll drive all night just to buy you some shoes, and I just wanna sleep tonight again in your arms, aunque me despierte día tras día y todo siga siendo igual aunque no seamos los mismos, y acabara por aprender más from a three minute record than I ever learned in school; aunque nunca consiguiera aprender a no rendirme.

Porque me he pasado media vida buscándote en otros, un tipo de voz ronca y mirada perdida; mientras otras mujeres soñaban con un handsome Dan o con tener en sus brazos a un good-lookin' Joe. Alguien que me diga que todo va a salir bien, que caminaremos hacía la luz del día aunque no sepamos si el amor es real y si nuestra suerte ha muerto (si es que alguna vez la tuvimos). Aunque estemos asustados y por una vez, what others may want for free, I'll work for your love.

Una vez juré que si al cumplir los 35 seguía aquí me vestiría de azul una noche cualquiera en un bar cualquiera, y ya sabes, if you're rough enough for love, honey I'm tougher than the rest... aunque tuviera que pagar a alguien para que lo fingiera. Ya ves, estimado Bruce Frederick Joseph Springsteen Zirilli, hasta que extremos me has hecho llegar.


[De banda sonora elijan ustedes la que prefieran, y si quieren, me lo cuentan]

17 perdidos en el laberinto:

Anónimo dijo...

Si la cantamos juntos, Sherry Darling...

Huntter

Nebroa dijo...

Ay Daed... Que me tiembla el corazón por dentro, y que se me acaban las palabras para contar, que me uno a tus letras aunque eso ya lo sepas...
Que jamás deje de tocar esa parte que nadie entiende, que nadie quiere entender y que sólo lo que no tiene nombre puede acariciar. Por los conciertos, por las colas, por los kilómetros, por las amistades, por todo lo que nos queda por sentir a su lado... Aunque nadie tenga ni puta idea de nada ;)

RJ.. dijo...

Así...con firmeza y seguridad....con un par de cojones...sigue con ese entusiasmo en decir y contar las cosas...que desparpajo....

Sese dijo...

Toda una filosofia, es vivir y tener de fondo siempre la misma música, los mismos anhelos, ver que alguien ha crecido como tú, contigo, que cuando le decían siéntate él se levantaba, y queríamos imitarlo, aunque para ello diéramos un paso adelante y dos atrás, porque nos gustaba la misma ropa, las mismas bandas, porque necesitábamos un salto de fe, porque anhelábamos la tierra de promisión....

Porque siempre ha estado allí y su río nunca estará seco.... y muchas cosas más difíciles de plasmar a vuela pluma.

Felicidades (y no olvides que no nada como una pelirrija para hacer un trbajo sucio, ni que esté un pco estropeadilla)

Daeddalus dijo...

Cantemos juntos estimado HUNTTER... aunque sea con años de retraso.

Daeddalus dijo...

Nosotras sí lo sabemos NEBROA, lo sabemos demasiado bien probablemente. Los que no tienen ni idea son los demás, y no sé a qué están esperando para enterarse.

Daeddalus dijo...

Jajaja, RJ.., creo que de eso no tengo, aún...

Daeddalus dijo...

¿Por qué crees SESE que yo siempre quise ser pelirroja?

Y lo que nos queda...

RJ.. dijo...

QUE TU NO TIENS COJONES???? AMOS!!!! bueno ovarios....y además sabes usarlos....me encantas....

guille dijo...

Me gustan las referencias a dos de las letras que de siempre mas me han calado de Mr. Primavera adolescente, a saber:

Thunder road y las palabras magicas: El largo camino desde el porche de tu casa al asiento de copiloto de mi coche.

Thouger than the rest: ¡Que busquen un handsome Dan o un good-lookin' Joe!
Si tu estas preparada yo aguantare mas que los demas.

Feliz cumple al BOss.

Y yo si entiendo lo que significa quien nos acompaño en nuestro trayecto vital.

Anónimo dijo...

Con años de retraso. Es cierto. Estoy pensando que nuestras 'conversaciones' se reavivan al compás de la preparación de sus oposiciones. Algo tendrá la Ley 30/92..

Daeddalus dijo...

Aquella vez me dio "suerte"...

Vir dijo...

La banda sonora la pusiste tú, canciones en mi corazón.

Daeddalus dijo...

RJ: Ovarios, sí, de eso creo que gasto... pero no tengo claro que sepa usarlos...

Daeddalus dijo...

GUILLE: No sólo eso, son muchas otras cosas las que hay que entender.

Daeddalus dijo...

Hay música, VIR, que nos masajea el alma.

Havi solo dijo...

Como bien dice Nebroa, muchos no lo entienden, pero nosotros si, gran texto, me has emocionado, yo elegí para hoy Thunder Road y New York Serenade.

Related Posts with Thumbnails