viernes, septiembre 10, 2010

La vida sin usar (III)




Me gustaría pensar que tengo la capacidad de que puedo contar sin contar. De que puedo hablar de mí, de mis intimidades y miserias; pero que no puedo implicar a los otros, no más allá de una inicial puede que equivocada o cuatro esbozos mal contados de personas que han estado de paso.

Creo que nadie de los que me lee me conoce, y hablo de conocer de verdad, de verdad de la buena, más allá de encuentros circunstanciales o pasados.

Sé que hay límites que no debo cruzar, pero que son tentadores. Algo así como lo de Dominguín y Ava Gardner, qué sentido tiene hacerlo si luego no puedes contarlo. Pese a todo no cuento o si lo hago intento no contarlo. Y eso me gusta, porque yo cuento y ustedes interpretan e imaginan y a veces hasta aciertan, en todo, en parte o en nada.




[Esto va por vosotros dos y espero que al menos uno me entienda; esta vez sí...
y si no, la vida sigue igual, ¿no?]




P.D. Julie Harris en "The Haunting"

7 perdidos en el laberinto:

Conguito dijo...

Me gusta el título de esta serie de entradas.

Nebroa dijo...

Es tan curioso cómo interpretamos la realidad de otro por cuatro palabras mal dichas!... He podido comprobar cómo me han catalogado, juzgado y sentenciado por contar lo que cuento en el blog, y lo cierto es que la gran mayoría, que no todos, se equivocan. No soy lo que cuento. Porque sólo cuento un trozo. Ni estando 24 horas al día a mi lado llegarían a conocerme... pero sin embargo tendemos a cuadricular, encasillar, formarnos una idea al mínimo rasgo que veamos. Es curioso sí...

Fiebre dijo...

Quizá por eso me gustas tanto.
Porque contigo imagino. Yo no dejo ningún lugar a la imaginación y supongo que los contrastes atraen...

Anto dijo...

Cuando te leo, la imagen de tu perfil es la que me viene a la cabeza, y ni siquiera sé si eres tú. Por la manera que tienes de decir las cosas me imagino cómo puede ser tu voz, de manera inconsciente, casi automática. Con Fiebre me pasó igual, hasta que vi un video suyo. No se parecía ni de coña, claro. De todas formas sigo poniéndole la voz del principio, la que me han indicado sus palabras. Contigo también me equivoco, seguro 100%, aunque según cómo se mire, porque la voz que asocio a tus palabras es la de tu interior, que nada tiene que ver con la otra. Con ella seguramente también me equivoco, cómo no. Por lo demás, físicamente sólo sé que eres alta, tampoco cuánto, y que tienes el pelo apróximadamente de tal manera. De tu forma de ser sólo sé que me gusta. Con eso me basta.

guille dijo...

A mi me encanta imaginar.

Jugar a adivinar como sigue la historia, a quienes son los personajes.

Jugar es divertido...y el dia que acierte una sera la hos...

Anto dijo...

Una mirada dice mucho. La tuya es intensa. Me atraviesa. Seguiré recorriendo los detalles, memorizándolos. Quizá tenga suerte y sueñe contigo.

Paciente Asturiano dijo...

Si los límites son tentadores, crúzalos!!!!!!!!!!!. Má se perdió en la guerra y volvieron silbando.

Related Posts with Thumbnails