martes, septiembre 07, 2010

Desasosiegos

Me da miedo esto... pensar que vengo aquí a contar lo que me pasa porque no tengo a nadie en absoluto a quien contárselo. Lo que necesito contar, lo que necesito compartir...

Bajaba en el ascensor hacia el garaje, dispuesta a subirme al coche, repasando la lista de la compra, los ingredientes para el bizcocho de café y unos scones, e iba pensando que a veces lanzarse a la carretera, sin planes aunque con rumbo, siempre suele ser una buena opción; multiplicar esos 40 km por 100, llamar y decir, estoy aquí, si te apetece; si no te apetece seguiré estando aquí.

Pero me subo al coche, meto la llave en el contacto, la hago girar... y nada... o mejor dicho un ruido extraño que se multiplica por el número de veces que lo intento. La semana pasada fueron los frenos, hace un mes no recuerdo qué, anteriormente también tuvo sus percances el cuatro latas que me trae y me lleva...

Me he quedado allí sentada, en la oscuridad del sótano mirando al vacío... sé que no es más que un pequeño contratiempo, se habrá quedado sin batería, yo que sé. Sentí una opresión inmensa, ganas de llorar, y sí, sé que en realidad no tiene nada que ver con que el coche no arranque, no soy tan estúpida...

Se me olvida que sólo me tengo a mí misma, a veces... A veces quiero que alguien me abrace y me diga que todo va a salir bien... que cuenta conmigo. Puede que ni me lo merezca, no lo sé...




Nebroa, con tu permiso, prefiero 'Drive all night"... ¿La compartimos?






Va a ser una noche muy larga...

16 perdidos en el laberinto:

Reinadelmango dijo...

Yo lloré el sábado desconsoladamente porque se me cayó un sujetador limpio en el cacharro del agua de la perra, reprochándome "¡¿pero es que tienes las manos de mantequilla?!"

Un abrazo, si te sirve.

guille dijo...

Te abrazo con mi famoso abrazo de oso.

"Todo va a salir bien"

Conguito dijo...

Cuando por fin llegues a la cocina y al horno, te sentirás mucho mejor. Ya verás, es terapéutico.

Sonix dijo...

Sí te lo mereces, claro que sí. ;)

Asturiano Exiliado dijo...

Cuando no tengo a nadie a quien recurir, y te aseguro que es en la mayoría de las ocasiones, siempre me pregunto qué habré hecho yo en alguna otra vida. Es muy duro estar sólo, pero seguro que no te lo mereces.

Alice dijo...

Qué sensación tan familiar...

No te puedo asegurar que todo vaya a ir bien (ya me gustaría), pero espero que el abrazo virtual sí que ayude un poco.

Un beso y mucho ánimo

Anónimo dijo...

Aclaración:
No te mereces estar sola y sí que te mereces ese abrazo.

Sonix dijo...

Yo también hago una aclaración. Cuando digo que te lo mereces, me refiero a que te mereces a alguien que te apoye y te dé ese abrazo.
Por cierto, un abrazo virtual!!

Anto dijo...

Mi padre ha tenido 4 cuatro latas (Renault 4L, no sé si te refieres a él), y siempre que tenía que utilizar uno tenía la impresión de que me iba a dejar tirado. Nunca lo hizo. Era mucho mejor de lo que decía su aspecto o sonido de motor.

A veces enciende la mecha lo más inesperado, como esa batería descargada o lo que fuera.

Es difícil darte un abrazo a través de internet, pero no por eso voy a dejar de poner todo mi empeño.

P.D.: Pido disculpas a Reinadelmango, porque es que no he podido evitar reírme con su anécdota.

Anónimo dijo...

A Million Miles Away
Podias poner esa canción, me gusta david byrne y esta cancion,estaba en la serie loco por ti, el otro dia hice 600 kilometros para tomar un café y al final ni aun eso, hay vidas muy mas tristes que la tuya, por lo menos tienes un blog, que la gente lee,

Tordon dijo...

La lectura de su desconsolador percance automovilístico, estimada Daedalus, ha tocado mi fibra sensible hasta el punto que le envío , no uno , sino tres abrazos aderezados con cuatro sonoros besos.
Y por si el mal de muchos le sirviera de consuelo le recordaré que la sensación de soledad (o de incomprensión) es inherente a la naturaleza humana.

A mi me ayuda mucho aquella frase que proclama: "No busque yo amigos en el campo de batalla, sino fuerza en mí".

Aún así,lo entiendo, siempre se agradece un achuchón.

Pues le envío tres.

¡Nena, que tu vales mucho!

Nebroa dijo...

Te entiendo, comprendo y comparto tu momento... Demasiado extendido en mis días, muchas lágrimas por tropezar con una línea de lápiz en la calle y porque se me cayera el tarro con todos los frasquitos de laca de uñas. Así. De repente. Que vienen a visitarte de golpe todas las desgracias pasadas porque, como dice la reina, el sujetador se ha bebido el agua del perro.
Un abrazo? Algunos más requiero yo también en este preciso momento. Podríamos regalarnos un par de ellos, no? Y escuchar Stolen Car, que suele venir muy bien para levantar los ánimos, ya sabes...
Como dice Tordon, esa sensación va con nosotros de por vida, la aceptamos y conocemos la mayoría de las veces, pero cómo jode cuando nos pilla por sorpresa.
Entonces qué? nos abrazamos?

Babilonio dijo...

Todo va a salir bien, no estas sola, te tienes a ti misma, lo que es mucho.
Si que te lo mereces, aunque eso no importa.
Yo estoy en racha, septiembre me sonrie, te cedo esa sonrisa.
Un beso.

Isaura dijo...

Pero que pasa ultimamente con los hombres, ¿un marido es tanto pedir?

Nebroa dijo...

Jamás me negaría si eso suena de fondo. Mua. Muchos.

Aida dijo...

Lo mismo que te decía en mi anterior comentario: hay días en los que no hay nada que hacer...
Hoy será mejor, seguro :)

Related Posts with Thumbnails