sábado, mayo 15, 2010

A mi compañera P., funcionaria interina, no le va afectar el famoso recorte del 5% sobre su salario de 1.000 € porque el próximo jueves será cesada y se irá al paro; y como bien ella se teme, pasará a convertirse con más de 40 años ya cumplidos, en parada de larga duración. Y es que a la gente que aplaude la medida y a Pepe Blanco que en directo y desde Tele 5 afirma en este preciso instante que ése es el precio que tienen que pagar los funcionarios por disfrutar de estabilidad laboral, habría que recordarles la figura del funcionario interino, que nada más lejos está que de tener un puesto de empleo de por vida. Ese detalle parece que nadie lo tiene en cuenta. Como tampoco el que no se haya esclarecido sobre qué se va a aplicar el tanto por ciento correspondiente, sueldo base o complementos. Aunque intuya yo que sobre lo primero, con lo que los grupos y cuerpos bajos, en los que el sueldo base proporcionalmente es más representativo que los complementos en su salario, se van a ver más afectados que los de superior categoría donde los complementos tienen más peso.

Y no digo yo que las medidas adoptadas por el gobierno no sean necesarias, aunque lleguen tarde, muy tarde, y a mí personalmente me parezcan burdas, improvisadas y facilonas. Además ya han comenzado con las excepciones, no se aplicará a las empresas públicas; a los altos cargos, que al fin y al cabo no suelen ser funcionarios, ni tocarlos; los liberados sindicales, esa casta privilegiada y para mí de incomprensible existencia, seguirán campando a sus anchas; seguirán creándose plazas de asesores, jefes de gabinete, concediendo prebendas y asignando jefaturas en función de favoritismos y tendencia política; generándose dietas, chiringuitos inútiles, fundaciones, viajes promocionales, recepciones y paseos en coche de lujo; seguirá elevándose la tasa de interinidad porque no hay oferta de empleo público. Pero no, la culpa es mía, que un buen día aprobé no una, sino dos oposiciones, que abandoné la empresa privada por una cuestión de prioridades; aceptaba un mísero sueldo a cambio de mi tiempo. Y ahora tengo que ver que mi vecino de 21 años se alegre de que a mí me bajen el sueldo cuando yo jamás me alegré que se quedara hace unos meses en el paro, cuando estos tres últimos años sin formación ni preparación alguna y subido a un andamio triplicaba por tres mi salario y aparcaba su deportivo de alta gama al lado de mi viejo utlitario de más de 15 años. Sí, yo debo arrimar el hombro, y lo arrimo, y lástima que el 2 de junio estaré de vacaciones y fuera de España, y por tanto no podré ejercer mi derecho a la no huelga, que del tema sindical prefiero no hablar, que me enerva. Y sí, pretendo ser solidaria con todos los españoles que hasta ahora han vivido por encima de sus posibilidades, equipando sus casas con televisiones de plasma en cada habitación y sus vidas con vacaciones en Punta Cana (todo se paga a plazos), y vendiendo su alma a 30 años por pisos que no pueden pagarse, poniéndose en manos de especuladores (bancos, constructores e inmobiliarias). Con esa figura tan entrañable en esta Asturias mía que son los prejubilados de la minería, que a los 42 años se van a su casa con pensiones que triplican por 3 las de cualquier jubilado medio y que "chollean" en los ratos libres que les deja el chigre; con los autónomos que cobran con una mano y declaran con la otra; con los empresarios que contratan en condiciones denigrantes, a sin papeles aprovechándose del miedo, la ignorancia y la debilidad de los inmigrantes; solidaria copn todos los licenciados recién salidos de esa fábrica de parados que es la Universidad de Oviedo, que se creen con derecho a que alguien les reclame y les ofrezca un trabajo en la calle Uría sólo por tener un título enmarcado y colgado en la pared, pero que no están dispuestos a ensanchar horizontes, aprender lenguas y cruzar el Pajares, que lejos de la tierrina se convierten en leyendas urbanas. Sí, seré solidaria, dejaré de gastar en lo que no gasto.

13 perdidos en el laberinto:

juanfg dijo...

Comparto todo, la indignación y las dos oposiciones aprobadas, con la consiguiente seguridad de que en las buenas épocas veré cómo los demás prosperan y en las malas cómo me congelan el salario o me dejan congelado con recortes. Y a la voluntad de consumir desde ahora sólo lo imprescindible (tampoco será mucha la diferencia), añado la de hacer una huelga de celo indefinida, cumpliendo estrictamente con las obligaciones.

Paciente Asturiano dijo...

Minería, naval, cuerpos y fuerzas de seguridad del estado (Policía Local, Municipal, Nacional G.Civil, militares), bomberos, banca, telefónica........etc, etc.............¿qué tienen de especial sus profesiones como para que tengan los privilegios de dejar la vida laboral antes que el resto de los trabajadores? ¿Son más guapos, trabajan más, tienen penosidad, peligrosidad?. En mi extensa vida laboral casi ininterrumpida, sólo una vez he tirado de un sindicato. Estaban muy ocupados con una campaña de captación de afiliados. Nunca me afilié a ninguno. A todos ellos, los ponía a picar en una zanja para que sepan lo que es eslomarse por un sueldo. Han hecho mucho mal a esta nuestra España. Derechos y obligaciones por igual.

Tordon dijo...

Reciba mi solidaridad incondicional, estimada Daedalus, y no piense que todo el pais piensa como el Sr. Blanco o como su vecino albañil.
Creo que su malestar está más que justificado y coincido con usted en que se está llegando a unos límites inaceptables.
Y que esta adopción de medidas-tal vez necesarias- tenga que sernos impuesta por terceros paises, resulta humillante y bochornoso.

Gracias por su exhaustivo informe de la problemática funcionarial,es súmamente esclarecedor

Bss

Anónimo dijo...

Ni todos son tan buenos, ni los malos son tan malos. Una limpieza del sistema es necesaria de vez en cuando. Lo siento por tu compañera, pero no lo siento por aquellos que solo usan un asiento y no hacen su trabajo. Solidario con todos los currantes y gente trabajadora, pero al vago lo que es del vago, pena que paguen justos por pecadores. Pero reconoce que hay mucho vago en el funcionariado y que no puede permitirse tanta tomadura de pelo. No estoy de acuerdo con el albañil que gana 3000, porque no es cierto pero si con los créditos a mansalva que se han dado que han hecho creerse a la gente que el mundo es ilusión falsa. No me explico bien, pero a cortar a los que se la merecen sopena de pillar a inocentes.

Daeddalus dijo...

Anónimo, tampoco lo siento yo por los cientos de funcionarios que no se dedican a hacer absolutamente nada y como bien dices su única ocupación es calentar el asiento. No se trata de sentir o no, o de considerar justa o injusta esta medida; que a mí personalmente me parece desacertada y francamente inútil. En todo caso será la primera de muchas y las siguientes puede que no tan populares, que ya se sabe que el colectivo de funcionarios (como si fuésemos un ente definido cuando tan funcionario es un neurocirujano como un bedel) no es precisamente respetado.

La función pública tal y como está concebida a día de hoy es un completo e ineficaz desastre y lo que se tendría que haber hecho hace mucho, mucho tiempo y no ahora, debido a la crisis, es “profesionalizarla”, reducir el número de empleados públicos (menos y mejores), exigir que un jefe se comporte como tal, porque si hay un vago en un departamento es porque su superior inmediato y el inmediato de éste y así sucesivamente lo permite. Y la gente sólo se fija, tachando de vaga, en la señorita tras una ventanilla (y yo no estoy de cara al público) que cuando tú te acercas está haciendo un “sudoku” y a lo mejor si tú estuvieras en su situación harías exactamente lo mismo (o no) porque es más que seguro que su única función sea estar allí sentada esperando que llegue algún ciudadano a reclamar un papel y no está en su mano realizar ningún otro tipo de tarea más. El problema no es el funcionario de a pie, es de la excesiva burocratización y de los jefes de turno elegidos a dedo no por méritos sino por amiguismos y enchufes que generalmente (aunque hay excepciones) no ejercen como tales.

No sé desde donde escribes, pero no deja de tener su gracia que en una Comunidad Autónoma como el Principado de Asturias (y esa es otra, el sistema de las autonomías que eleva a la enésima potencia el número de funcionarios de una forma escandalosa e innecesaria) donde absolutamente casi todo el mundo, y me refiero al ámbito privado, vive de las subvenciones, y las supuestas grandes empresas privadas (Arcelor, Hunosa, etc) son herederas de antiguas empresas públicas o de las prejubilaciones escandalosas de éstas, los únicos desvergonzados serán los funcionarios.

Acepto que me bajen el tanto por ciento que me corresponda, con bastante sacrificio por mi parte, que estoy cansada de escuchar estos días a los imbéciles de mis colegas que no compañeros, amenazando con dejar de consumir y de tomarse cafés; aunque yo jamás tome café y ya consuma lo justo y necesario. Y lo siento y mucho por toda la gente que se está quedando al paro (yo en su momento fui una parada más) y acepto gustosa arrimar yo el hombro si veo resultados. Pero que nadie me quite mi derecho al pataleo mientras veo el derroche que hay a mí alrededor y a mí me bajan el sueldo como la única medida que se les ocurre tomar. Y por supuesto, no permito que me insulten ni que mientan sobre mis condiciones de trabajo, y de estas dos cosas estoy muy, muy cansada últimamente, porque sinceramente no creo merecérmelo.

Anónimo dijo...

Mi querida Daeddalus.

Comparto absolutamente sus planteamientos,tanto en la entrada del 'post', como en la contestación a sus comentarios.

Y a título de ejemplo (estoy seguro de que habrá multitud de similares): En la misma semana donde el Gobierno anuncia la rebaja del sueldo a sus funcionarios, al alcalde de Madrid no se le ocurre otra cosa que alfombrar la Gran Vía (y menos mal que no se le ocurrió que fuera con claveles)de rojo... Un gasto necesario, en una ocasión justamente oportuna...

Huntter

PD.- Deberé dejar de fumar, porque, como Antoñete en sus tiempos, no tendré 'ni pa tabaco'... Supongo que me podré quitar el mono pisando la alfombra roja ¿o no?

Kris Kelvin dijo...

De la cruz a la raya.

Un apunte

La administración, al menos la madrileña, la que yo conozco, está plagada de interinos y puestos de libre designación, lo que da lugar a que nadie abra la boca salvo para decir, "Amén, Jesús". ("No vaya a ser que me echen/cesen").

Mientras, Don Antonio Beteta (Consejero de Hacienda) pregona que no puede existir una casta privilegiada contrabajo fijo de por vida. Don Antonio Beteta, el mismo que desde el año 83, con veintitantos añitos se subió al coche oficial como diputado de la Asamblea y todavía no se ha bajado.

Ésta es España, país de dieciocho gobiernos y 18.000 chupóteros...

Hedonista dijo...

Totalmente de acuerdo. Y conste que trabajo en una fundación pública, donde no se nos va a tocar (parece) el salario. Pero es de vergüenza que se recurran a las medidas populistas y facilonas, tanto como la propaganda que se vierte desde las emisoras públicas; véase Canal Sur radio o televisión en Andaucía, mi tierra.

Y es que en mi tierra, abundan los PLD (puestos de libre designación), interinos, asesores y altos cargos en la administración. A ver si adivinan quiénes no van a ver resentido su nómina por el engorde de dietas y complementos.

Y también en mi tierra proliferan los que se pasan al Regimen Agrario, que trabajan 22 días en el campo (o ni eso, si consiguen algún empresario que "les dé el sellito" previo pago) y tienen derecho a 6 meses de paro agrícola de más de 40o eurazos. Porque los hay que trabajan, por supuesto y se merecen aún más, pero también mucho descarado que luego los ves en sus flamantes 4x4 y llorando en las oficinas del INEM.

Y mientras los sindicatos callaitos. Qué curioso que no se ha reducido en un 5% de media las subvenciones que éstos reciben.

Y yo, indignado. Y si el sindicato de turno no la desconvoca, allí estaremos el 2 de Junio.

El silencio y otras palabras dijo...

No puedo estar más de acuerdo con tu post y con sus posteriores comentarios...

SHAMISENN dijo...

Leo todos los puntos de vista, y todos tienen su parte de razón. Cierto es que cuando mentamos la palabra funcionario, se nos viene a la cabeza la ventanilla de Hacienda y el pasota de turno que le importa tres cojones que hayas perdido media mañana.
Pero hay muchos funcionarios que trabajan lo que es deseable, y pagan justos por pecadores.
Concretamente en Asturias tenemos la mentalidad del prejubilado de Hunosa o Ensidesa, que con 45 años gana tres veces más que yo, y se hizo una casa con el material que fue sacando de la empresa, y asi es imposible prosperar, ahogando al pequeño autónomo mientras todos sabemos lo que ciertos empresarios hacen.
Un saludo Daeddalus.

El Buscador de Miradas dijo...

Lo has clavado. Vamos, que estoy de acuerdo con todo lo que has escrito.

Anónimo dijo...

Entiendo que es dificil trabajar para otros con los inconvenientes de piques entre compañeros,malos roces,el jefe poco más y dandote con el latigo,para procurarte una rapidez extrema,los horarios y desplazamientos.Asi mismo como el ser funcionarillo de tres al cuarto,estudiarte la prostitución españoña,todo el temario sobre el trabajo,más... dependiendo de los casos la preparación física,más el desplazamiento de comunidad autónoma.

Que es un caos,un desastre como funcionan las administraciones públicas...el que más o menos alla tenido que pasar por ello se dara cuenta hasta donde llega la BURROCRACIA en este pais (como en el resto,sin dudar)

Parece ser que no te das cuenta de que todo es una cadena y si a TÏ como al resto de mucha gente os va mal...ten por seguro que a otros les va ir de mal igual que a TÏ.

Realmente si no te encuentras a gusto en tu trabajo,te diria porque no te pones a trabajar por tu propia cuenta??


Así seguro que espabilarias...eso creo yo.

Saludos y enhorabuena por tu blogg

KIKOTE dijo...

Perdón de nuevo.
Lo que realmente queria decir sin tantas florituras ni expresiones decoradas con ese glamour... es que "Cada burro... que tire de su Albarda"

Related Posts with Thumbnails