lunes, agosto 13, 2007

De ratones y hombres (III)

Comienza a contarme que desde hace meses ya no sale con otras mujeres y que esta historia va en serio. Le interrumpo y le pregunto desde hace cuántos meses,  porque no puedo creerme que tenga “novia” desde hace tanto tiempo y no me lo haya contado. Y no, no me creo que sea porque le daba vergüenza hablar de ello dado que la conoció a través del portal cibernético ése de citas que anuncian en TV como el nº 1 para encontrar pareja... según me voy enterando a medida que avanza la historia.


No, la vergüenza no se debe a eso. Tampoco a que desde !!!febrero¡¡¡ no haya sido capaz de decirme nada del asunto a mí, su mejor amiga, o eso creía hasta ese momento... La pregunta inevitable, obivo, es saber si le ha hablado de mí, su mejor amiga (reitero).


-“Sí, bueno, claro, sabe que existes y que de cuando en cuando nos vemos, pero no le gusta demasiado. Es un poco celosa.”


Me quedo más tranquila... ya entiendo por qué no nos ha presentado. Claro, si la chiquilla (tiene sólo !!!21¡¡¡ años) me conoce, correría el riesgo de sufrir tremendo ataque de celos ante semejante “mejor amiga”, a saber, tan sexy, guapa, inteligente y divertida. No sé si le tranquilizaría saber que a mí no me van los rubios y que Jens y yo ya estamos a estas alturas por encima de todo eso. 


De pronto comienzo a entender. Todo empezó aquella mañana en la que fingió una gripe para no ir a trabajar y se quedó en casa perdiendo el tiempo, entre otras cosas en internet, y cuando sin querer llegó hasta esa página de contactos y comenzó a fisgonear entre fotos y perfiles de chicas de su ciudad hasta encontrarse con la foto de la innombrable Camelia (la texana).


A día de hoy desconozco los mecanismos mentales que le llevaron a consultarme a mí en calidad de fisonomista, pero una vez yo le confirmé sus sospechas, sí, era ella, su cabeza entró en ebullición. Me pregunta qué creo yo que puede estar haciendo la Camelia en ese sitio, recordándome por si lo había olvidado que tenía novio, el otro, y que de eso no cabía duda.


-"Pues no sé, chico, tal vez no le vayan bien las cosas, o sea un divertimento o busque amigos o un polvo, yo qué sé. No soy la persona más indicada para intentar comprender los actos e ideas de Camelia. Nunca fuimos grandes amigas y apenas hubo confidencias entre nosotras. Ya sabes que no nos llevábamos precisamente bien. Teníamos ambas (buenos) motivos."


Le deja a él por el otro (lo que no cuenta Jens es que llegó a él dejando a otro tipo), y estando con ese otro, se anuncia en internet en busca de morenos entre 26 y 32.


Con esa idea que a mí pronto se me olvida, pues regreso a la discusión con Jesucristo Superstar, dimos por concluida la conversación “mensaggeriana” y al menos por mi parte le di carpetazo a la historia.


Jens cerró el Messenger y decidió pensar. La idea de que Camelia no fuera feliz con el otro le carcomía y pensó que tal vez la posibilidad de reconquistarla estuviera ahí en una pantalla de ordenador y en ese portal, el nº 1 y bla bla bla… así que ni corto ni perezoso se montó un perfil semifalso con más mentiras que verdades para tratar de adaptarse a la supuesta búsqueda de Camelia.


Aquí hay un salto al vacío en la historia que me cuenta Jens... además Finito ha entrado a matar y los abucheos son ensordecedores. Pitos, gritos de “vete pa casa mocín”, “arrímate más, ho”, “vete a vender exclusivas en el Hola”, “nun vales pa ná” y un largo etc. Cortó una oreja pese a todo (y eso creo que es bueno) aunque por el tendido se decía que no se la merecía. Y comenzó a llover.

Cuando Jens vuelve a la historia se salta varios meses de los que no merece la pena añadir detalles. Obviamente el acercamiento a Camelia fue inútil pero no así a un buen número de féminas. Y entonces apareció, llamémosla Nora… y lo que sigue es muy vulgar y manido y no lo contaré aquí. Chico encuentra chica y aún siguen en esa fase.


Llega el quinto de la tarde y la genial propuesta de Jens de que debería hacer lo mismo.


-“ ¿Qué es lo mismo que debería hacer mi querido holandés errante?”.


-“Poner un anuncio en ese portal nº 1 para buscarte un novio decente y dejar a esos “babayos” con los que te acuestas, porque supongo que no haces otra cosa con ellos”.


-“Una gran idea, querido, gran idea. Pero de poner un anuncio en busca de algo o de alguien no sería en busca de novio sino de algún tipo aparente dispuesto a pagar conmigo a medias una hipoteca, que me temo va a acabar siendo la única posibilidad para agenciarse una casa.”


Jens se ríe y me replica que habla en serio, yo le contesto que yo también lo hago y que tal vez no sea mala idea intentarlo. Así que cuando llego a casa esa noche me dispongo a abrirme un perfil en ese portal nº 1 en la búsqueda y supongo que encuentro de parejas.


Me senté frente al ordenador, busqué la página y me dispuse a hacerlo. Pero un ataque de cordura de escasos dos segundos de duración me lo impidió y me dedique a otros menesteres más provechosos y placenteros.


Al día siguiente, el domingo, tenía previsto ir a la playa. O mejor dicho y de ser sincera, había quedado con unos amigos, en el caso de que hiciera buen tiempo, cosa harto improbable según las previsiones meteorológicas y precisamente en base a esas predicciones había aceptado su invitación con el convencimiento de que al final no iría.


Son una pareja encantadora, mis amigos, digo. Pero tienen un pequeño gran defecto. Un hijo. Y no me entiendan mal, a mí me encantan los niños, los adoro. Pero éste queda bastante lejos de ser precisamente eso, un niño. Es un pequeño monstruito consentido, maleducado, avaricioso y tirano, y bien sé que una criatura de ocho años no es precisamente la responsable de su educación. Pero tras varias experiencias algunas de ellas playeras con ese reyezuelo de escasa estatura se me han quitado las ganas de encontrarme con ellos si hay niño por el medio. No es francamente agradable tener que pasearse con un crío que va rompiendo y dando patadas a todos los castillos de arena que a su paso han construido sus congéneres o cuya mayor diversión es cargar con todos los utensilios playeros de estos últimos, negándose rotundamente a devolverlos bajo la mirada reprobadora de sus padres, a la que le sigue un alzamiento de hombros a modo de disculpa. Una no sabe si hacerse un agujero en la arena y meterse en él cuando el niño celebra sus gamberradas con un grito que se oye en toda la playa de “mira lo que hago, tía” (que yo no soy tu tía, carajo, que ya tengo sobrinos y bien educados por cierto) y lo que hace es tirar cubos llenos de arena y agua en los bañistas que toman el sol. Es decir, que fue un alivio que amaneciera nublado y “orbayando”. Llamada de disculpa, ya nos veremos otro día… La cordura que me había invadido la madrugada anterior se disipó y me dispuse seriamente a buscar a mi media naranja vía internet (y bien sé que somos o deberíamos ser naranjas completas).

Bueno, mi media naranja según Jens y un tipo aparente con el que compartir hipoteca, según yo.

4 perdidos en el laberinto:

Necio Hutopo dijo...

"y bien sé que somos o deberíamos ser naranjas completas"...

Algún día recuerdeseme publicar la disertación de Antonio Delhumeau al respecto...

De todo lo demás... Bueno, que puedo decir, ojalá su búsqueda rinda algún resultado... Qué portal dice que es?

Rolando M. Limas dijo...

A la espera del remiso post de hoy les comentaré una anécdota para desentumecer la prosa de nuestra anfitriona.
En México conocía a una Lupita con la que mantuve un tórrido intercambio carnal, tiempo después y ya instalado yo en España vino a visitarme y a ella nunca dejó de extrañarle la ausencia de disparos por la madrugada. Ese silencio era para ella Europa. De todo lo que me contó de Ojinaga, me quedo con una imagen. Un día corrió la noticia de que Pablo Acosta había adquirido cientos de motocicletas y había prometido regalarle una a cada muchacha que fuese andando a su Casa de la sierra. Lupita no quiso decirme si ella había ido a por la suya, pero sí que durante semanas el paisaje de la sierra fue el mismo: por la carretera, cruzándose en sentido contrario, un reguero de chicas subiendo a pie, y otro reguero de chicas bajando en motocicleta.

Rolando M. Limas dijo...

Cuestionario Proust para nuestra admirada Daedaluss, a quien así conoceriamos un poco más, pero naturalmente y si vuestra vanidad os lo permite lo podeis contestar quienes querais.

1. los principales rasgos de mi carácter
2. la cualidad que deseo en un hombre
3. la cualidad que deseo en una mujer
4. lo que más aprecio de mis amigos
5. mi principal defecto
6. mi ocupación favorita
7. mi sueño de felicidad
8. lo que para mí sería la mayor desgracia
9. quién me gustaría ser
10. dónde me gustaría vivir
11. mi color preferido
12. la flor que más me gusta
13. mi ave favorita
14. mis autores preferidos
.15. mis poetas favoritos
16. mis héroes de ficción
17. mis heroínas de ficción
18. mis compositores preferidos
19. mis artistas favoritos
20. mis héroes en la vida real
21. mis heroinas históricas
22. los nombres que más me gustan
23. lo que más odio
24. los personajes históricos que menos me gustan
25. la reforma que más aprecio
26. el don de la naturaleza que me gustaría tener
27. cómo me gustaría morir
28. el estado actual de mi alma
29. las faltas que puedo soportar
30. mi lema

Sara Martinez dijo...

Si en Octubre observo que nadie te ha hecho caso, te prometo que quiza yo te conteste Trolando.

No quiero que te vengas abajo y que pienses que tus proposiciones no interesan absolutamente a nadie.

Un beso.

Related Posts with Thumbnails