jueves, marzo 03, 2011

Las mujeres de verdad tienen curvas




Lleva una toda la semana discutiendo sobre la resaca post-Oscar, tema vestuario se entiende. Que si la más bella entre las bellas fue una vez más Cate Blanchett, con ese vestido imposible y que yo nunca me pondría, pero que en ella lucía regio; sin olvidar, obvio, el vestido, el escote, las curvas, el pelo, etc... de nuestra Pe.

Que si parecía recién llegada de los bajos fondos de Miami . No ordinaria, sino lo siguiente. Hay quien incluso la comparó con una morcilla de Burgos y las crónicas de allende los mares que año tras año la suelen colocar entre las más elegantes parece que este año han decidido relegarla al ostracismo.

Y fíjense ustedes que a mí esta mujer me parece el quinto misterio de Fátima, que jamás he entendido la razón de su éxito y me parece antipática, desagradable, gritona, ordinaria, trepa, pésima actriz y más que guapa resultona, aunque eso sí, extraordinariamente fotogénica. Si hasta ha conseguido opacar a Bardem desde que se pasea a su lado por alfombras rojas y posa en playas desiertas. Pero para que negarlo, aunque el vestido parecía de modas Maribel y en los puestos de mercadillo de la plaza del Fontán encuentra una cosas más aparentes sin tantos brillos ni lentejuelas, a mí me encantó. Podría haber ido mejor vestida, podría haber ido mejor peinada; Bardem, Javier, podría haberse recogido los bajos de los pantalones; y Bardem, Carlos, podría haberse buscado una novia con una profesión menos llamativa; podría haberse vestido de princesita Disney como en las ediciones anteriores con un palabra de honor (que no se me cae) soso y aburrido, pero no, prefirió travestirse de la prima de Toñi Salazar (impagable la crónica en el Trola de hace un par de semanas, por cierto, de la boda de la menos guapa de las Azúcar Moreno); y yo la aplaudo, porque a pesar de seguir pensando que es una pésima actriz, que es ordinaria, trepa y antipática, me resultó humana. Con una sonrisa que por vez primera parecía sincera y el cuerpo de una mujer real (aunque ya quisieran muchas mujeres reales poder entrar en ese vestido apenas un mes después de haber dado a luz e incluso sin haber pasado por un embarazo y parto).

Que una no acaba de entender por que cuando tres cuartas partes de la humanidad femenina desearía aumentar de talla de sujetador (tres cuartas partes de la población masculina desearía lo mismo para sus parejas) y aparece una mujer con las curvas y redondeces lógicas y naturales tras un embarazo todo el mundo la critica. Yo agradezco ver a una Penélope Cruz con sus kilos de más embutida en un vestido con calzador y marcando faja y no una pongamos, Paz Vega, que tras tres partos sale del hospital con su niño en brazos recién parida y recién liposuccionada.

Y sí, como alguien me dijo esta mañana, "tú la defiendes porque tienes las tetas grandes"...

10 perdidos en el laberinto:

Babilonio dijo...

Lo de defenderla por tener las tetas grandes es muy bueno jajajaja.
Yo hubiera preferido que fuera de recien parida normal, no embutida, entonces si que hubiera subido puntos.

Un beso

Larisa dijo...

Completamente de acuerdo. Plas, plan. Son aplausos, no hostias.

Estaba loca por volver a tener curvas. Las perdí todas. Na, psiquiatría y esas cosas.

Y ahora que no fumo, empiezo a notar que los vaqueros aprietan. Y qué contenta estoy.

Biquiños.

Heidi dijo...

Me ha gustado mucho el post.
Mucho , mucho.
felicidades.
Y Gracias.
Un abrazo.
Cuídate!
Ciao.
;-P

Sera dijo...

Coincido en todo!!!

http://esquivandolalocura.blogspot.com/2010/08/las-mujeres-de-verdad-tienen-curvas-o.html

marikosan dijo...

A mi me cae fatal Pe, y tampoco me parece que esté donde está por méritos propios ya que es una pésima actriz, pero hasta que comenzó con Bardem tenía un buen estilista que sacaba de ella el máximo partido posible, sobre todo en las ceremonias importantes.

Desde que Pe y Javier se pasean de la mano, el estilo grunge se ha apoderado de esta señora y lo que un día pareció elegante se convierte en eso que apareció en la ceremonia de los Oscars.

Joder, yo he parido y he tenido boda un mes después, no se me ocurrió ir embutida en lentejuelas, un corte imperio es lo apropiado, recoge bien el pecho y disimula la tripa normal de recién parida.

Además de todo esto, cuando estás embarazada y sabes que tienes una cita importante al mes siguiente de dar a luz, intentas cuidarte, y no engordar 14 kilos en el embarazo, que los gines echan buenas broncas cuando se pasa de los 9 de rigor.

Anónimo dijo...

Jajajaja!

Ahora que ya no puede vendernos el cerebro, intenta vendernos las tetas.

Venga, a ver si has lanzado bien el anzuelo y pica alguno...Suerte!

Pilar dijo...

Será por eso.

E dijo...

No la trago, no puedo con ella, me resulta cansína (como tu anónimo) pero reconozco que está muchísimo mejor ahora que antes de parir....

Andrew dijo...

Aunque no ví los Oscar (nunca o casi nunca lo hago), ni estoy pendiente del mundo del paparazzi y gente famosa, apoyo mucho a las curvas. El hombre necesita tener de dónde sujetarse, necesita apretujar flotadores, sino se pierde lo apasionante.
Yo no me quejo de mi cuerpo. Soy 100 - 82 - 90 (aprox) y me encanta!

Tiklia dijo...

Ne encanta, estoy complatamente de acuerdo en todo...
un besillo

Related Posts with Thumbnails