viernes, enero 28, 2011

Me reafirmo... yo sólo pasaba por allí.


Intento leer, tengo dos libros sobre la mesilla de noche. Me aburrren, no digo que no me gusten o que sean malos, tan sólo que yo no puedo. Me gusta Henry Roth, pero no soy capaz de pasar de la página 40 de "Redención". Y del otro, le estoy prestando tanta atención que ni capaz soy de recordar su título (¿Matar de amor?), ni el nombre de su autora, sí recuerdo que es una mujer.

Tengo tanto volumen de trabajo, hoy está resultando una excepción en este mes de enero, y espero que se quede en eso, en excepción, que he tenido que abandonar las buenas malas costumbres de actualizar el blog por las mañanas. Y cuando llego a casa, pues ni modo, ni ganas, de sentarme de nuevo delante del ordenador y contar lo que no me apetece contar. Que probablemente ahora debería estar dando explicaciones... sólo probablemente, que no posiblemente. Considero que ya he hablado suficiente, que no tengo más que decir, que contar, que explicar, que aclarar, que ya sólo me queda el silencio como la más elocuente de las respuestas.

Me cansa, me cansa mucho la pretendida ingenuidad ajena, los viejos trucos que nadie conoce mejor que yo, que yo los inventé, repito y reitero. Que quiero vivir mi vida, disfrutar de lo poco o mucho que tengo, de lo que vendrá, si es que está por venir. De pasar delante de Cervantes, ver un libro de Cortázar y ponerme contenta, y fíjeseustedquetontería, con eso me conformo... al menos de momento.






P.D. Esta noche me voy a ver a Gastelo. Le tengo muchas, muchas ganas. No sé si a este blog, tan de capa caída últimamente le queda algún lector o lectora, pero de haberlo y si es ovetense o en su defecto asturiano o asturiana, que sepa que toca esta noche a las 21:30 en el Clandestino, en la calle Cabo Noval, y que es más que recomendable.

4 perdidos en el laberinto:

James Heaton dijo...

No recuerdo cual fue mi último concierto, debe hacer ya muchos meses, casi un año. La vida, que aprieta un poco últimamente.

Mañana tengo un examen, el último en unos meses. Llego al final del cuatrimestre y de los treinta un poco cansado, pensando en si dar un (nuevo) paso atrás para coger carrerilla o no. Hay que ver, como se está poniendo esto.

Una frivolidad… La semana pasada compré un disco de segunda mano que me ha embrujado, nunca mejor dicho: “12 Hauted Episodes”, de Graham Parker. Tal vez un poco amortiguado musicalmente pero líricamente precioso. Me permito el (re?)descubrírselo.

Bueno... buen concierto, mejor fin de semana.

CeReCiTa* dijo...

Querida tienes un premio en mi blog :)

Nebroa dijo...

Quiero estar en Oviedo ahora mismo!

alex dijo...

La única persona ingenua que he creído ver fue Rose Nyland. Luego la vi convertida en asesina en uno de esos bodrios que pasa Antena3 las tardes de los sábados. La ingenuidad, como los pantalones de cuero, es cosa del pasado. Dicho esto, habitantes de la utopía construyamos un Delorean a ver qué ocurre...

Related Posts with Thumbnails