jueves, diciembre 30, 2010

Como alguien me dijo una vez... tú y yo somos una mentira que se encuentra todas las tardes



Ya que no he enviado ni una sola felicitación navideña, estaba pensando que tal vez estaba a tiempo de corregir el mal rumbo de mi sociabilidad menguante y desear al mundo mundial una buena entrada y salida de año. Pero sigue sin apetecerme demasiado enviar un email o un SMS colectivo, que ya se sabe que las nuevas tecnologías se imponen. Y en parte es porque no me apetece cribar o determinar a quién sí y a quién no, que nada me gusta menos a mí que recibir impersonales felicitaciones navideñas de gente a la que no has visto en un largo tiempo y de repente, por obra y gracia de la magia de la Navidad, aparecen en tu bandeja de entrada. Como aquél que te felicita por tu cumpleaños y una sospecha que más bien se trata de figurar en la agenda que maneja su secretaria que en su conciencia.

También descarto los propósitos de año nuevo, que al fin y al cabo con el propósito que tengo para esta noche ya me resulta suficiente.

Lo que me queda, claro, es hacer un resumen del año que se está acabando. Aunque para eso bastaría con coger este blog y ponerse a leer la infinidad de tonterías escritas a lo largo de estos doce meses que comenzaron con la H de Hornby y están acabando en la X, regodeándose en la E que siempre me ha perseguido y pasando por chicos raros desaparecidos. 

Qué pereza, por cierto... si yo sólo quería que pareciese un accidente.





P.D. Jean Harlow y Primo Carnera

6 perdidos en el laberinto:

cien veces no debo dijo...

Será una epidemia silenciosa eso de la sociabilidad menguante? Son las últimas horas del 2010.... hagamos sólo lo que nos venga en ganas :))
Saludos

Lucía dijo...

Resumen?, si no te lo tienes que aprender. Déjalo como está y a por otro. Besos y diversión.

marikosan dijo...

Feliz año para ti también, creo, intuyo que lo terminas bien, que siga asi el que viene.

Aida dijo...

Vengo a desearte una feliz despedida del 2010 y mejor entrada en el 2011. Ojalá todo vaya bien... :)

Antoñito dijo...

En realidad, me gusta su línea pasota ante la lógica social establecida. Sin embargo hay que reconocer que la vida está llena de ciclos que se abren y se cierran; marcarlos de alguna manera puede que no sea del todo negativo y nos obligue, aunque sea tonta e irracionalmente, a notar que puede haber un nuevo principio.
No me gustan los convencionalismos, los odio, me parecen hipócritas... y, aún así, me afectan... cada día uno de enero me entran ganas de mejorar lo ocurrido el año anterior aunque,eso sí, el día dos ya se me haya pasado y acabe rindiendome antes de empezar la pelea.
---
Por lo tanto, perdóneme, pero no puedo más que desearle un bienaventurado círculo nuevo.

k dijo...

Yo qué sé, yo creo que la gente que te conoce, la gente que quieres, sabe que te acuerdas. No siempre está uno de humor, no siempre apetece plegarse a los convencionalismos. Si fuera tu única rareza... pero ni tal mal.

Related Posts with Thumbnails