viernes, septiembre 24, 2010

Ejercicio de aritmética



Me gusta conducir a solas, con la música a todo volumen... hoy escucharía Darkness on the edge of town (la canción), una y otra vez... sin rumbo, ni lugar donde llegar; sólo por el placer de devorar kilómetros...

Se ha pasado toda la noche lloviendo, me gusta la lluvia en la oscuridad... un cocktail de desperfectos físicos me ha dejado para el arrastre y yo sólo quiero subirme a un coche, aunque sea otro el conduzca hoy o tener un destino que alcanzar.

14 perdidos en el laberinto:

Conguito dijo...

Y a mí que me gusta más caminar! Como dicen los franchutes: vive la différence!
Comienza lo bueno, comienza el otoño.

Daeddalus dijo...

Caminar también me gusta, mucho, y si es bajo la lluvia, ni te cuento.

Anto dijo...

Yo que creía que era un raro porque me gustaba tanto la lluvia, y ahora resulta que le gusta a todo el mundo. Pues nada, me pasaré a la niebla; aunque en ella vete a saber lo que me puedo encontrar con tanto fan de los vampiros.

Daeddalus dijo...

Desde que tengo uso de razón siempre me ha gustado la lluvia y la niebla y preferido a los días soleados.

Es lo que tiene ser de donde soy y que haga juego con mi carácter, supongo.

Debería mudarme a algún sitio donde luciera el sol.

Tordon dijo...

Estimada Daedalus:
Permítame que le plantee algunos sesudos interrogantes que últimamente me corroen.
Y es que leyendo a su habitual comentarista"anónimo" me asaltan dudas sobre si ese "anónimo" será su alter ego, es decir, que si es en realidad se trata de su propio pseudónimo o se trata de otra persona.
Porque si se trata de otro individuo he de decirle que son tal para cual y que están hechos el uno para el otro.

Reiterándole mis disculpas por tan absurdas reflexiones (ya sabe que soy un poco fantasioso), se despide afectuosamente.

El elucubrante Tordon

Daeddalus dijo...

No, estimado Tordon, siento desbaratar sus fantasías... puede que sea géminis y algunos digan que tenemos doble personalidad, pero no es el caso. Yo soy yo y la persona que escribe de forma anónima no tengo ni puñetera idea de quién es (puede que ni siquiera él o ella, lo sepa).

Daeddalus dijo...

Puede que mi cordura deje mucho que desear... pero no llego a semejante extremo.

Anónimo dijo...

Pues yo creo que se quien soy, pero vayan ustedes a saber....

Daeddalus dijo...

No lo dudo... pero como yo no lo sé puedo imaginar que eres quién yo quiero que seas, y ponerte un nombre y un apellido y una condición... que poco o nada tengan que ver con los tuyos.

Paciente Asturiano dijo...

No eres la única a la que le gusta la lluvia. Yo nunca uso paraguas, no me gustan. Ahora lo que me molesta es el agua en los cristales de las "lentes", pero hasta que empecé a usarlas, me gustaba sentir el agua correr por mi pelo. Sí, yo también tuve pelo.
En lo que respecta a devorar kilómetros a solas, también soy experto. Ayer sin ir más lejos, 300 km de ida y 300 km de vuelta en 6 horas seguidas sin apagar el coche. Tuve compañía en la ida (no muy grata), pero la mandé callar las tres veces que intentó iniciar una conversación. No estaba el horno para bollos. La vuelta, fue solitaria y relajante.

Nebroa dijo...

Puedo subirme a ese coche?

Anónimo dijo...

¿O sea que no le satisfaria conocer mi nombre?... O tal vez si

Daeddalus dijo...

¿Acaso lo dudas, Antonia?

Daeddalus dijo...

Estimado Anónimo, que soy una ingrata es algo que debería ya saber. Me apuesto diez contra uno a que no, a que no me satisface saber quién es, porque de cierto es que no es quién yo quisiese que fuese.

Related Posts with Thumbnails