lunes, enero 11, 2010


Como escribió Javier (Marías), yo no quería saber, pero supe... y no, no me avergüenzo de que mis manos sean de tu color, ni de portar un corazón tan blanco.





7 perdidos en el laberinto:

Anónimo dijo...

Sin duda uno de mis libros preferidos. Como tu blog. A veces sorprende como aunque creamos q nuestra vida es única, en otros lugares, con otros personajes las historias se repiten.

Mon

Cielo Vacío dijo...

Y yo que nunca he leido el libro, por mas que estoy casi seguro de que me gustaría mucho.

Me pasa a veces.

J

Daeddalus dijo...

No hemos inventado nada, eso si que es cierto.

Daeddalus dijo...

A mí generalmente no me pasa... pero es hermoso pensar que hay algo ahí, a tu alcance, y que por el motivo que sea pasas de largo, porque de algún modo sabes que siemre estará.

jorge dijo...

Es bonito tener las manos del color de alguien.

(Pausa para oir al gran LaMontagne)




(Fin de la pausa. Decir que su "Emyt" es una de mis canciones del siglo)

Saber suele ser siempre mejor que no.

Nebroa dijo...

Esta canción, como ya sabes mi querida Daed es absolutamente embriagadora, arrasadora y exploradora!!!

Daeddalus dijo...

Es curioso... llego a esta entrada por casualidad y me doy cuenta de la razón que tenía cuando el 12 de enero de 2010 a las 19:52 decía que a veces las cosas simplemente tienen que estar, a tu alcance... y que con eso vale, saber. Y como decía Phoebe, me encantaría, pero no me apetece...

Related Posts with Thumbnails