miércoles, diciembre 09, 2009

The times they are a-changing


Esta mañana he hecho algo extraordinario, y entiéndase como algo fuera de la normalidad y de mi rutina diaria, aunque no sea digno de mención. Por otro lado, nada de lo que aquí se cuenta lo es. Así que, fíjese usted que tontería, pero tras casi un año sin encender el secador hoy he vuelto a hacer uso de él. El hecho de que acabara como el león de la Metro no tiene importancia, como tampoco lo tiene que tuviera que utilizar tanta laca como para acabar con media capa de ozono para colocar cada medio rizo en su sitio. Teniendo en cuenta que desde el mes de febrero no piso una peluquería hoy ha sido un gran paso en mi estética, que últimamente, debo confesar, estaba bastante decaída.

En mis tiempos post-adolescentes y tras abandonar el sempiterno uniforme colegial era la más pija del barrio y mis Levi`s blancos eran mi santo y seña. Luego fui hippie de melena pelirroja al tintineo de mis múltiples abalorios. Más tarde descubrí los tacones unidos a unos vaqueros y a una inevitable chupa de cuero. Durante una temporada sólo me vestía con faldas y/o vestidos. En su momento, cuando fui contratada como intérprete y acabé de chica para todo sólo vestía trajes sastre del imperio Inditex e invertía el resto de mi presupuesto para moda en bolsos y/o zapatos. Tras unos cuantos desvaríos estéticos más, incluso pasé por la fase “trenza a lo Infanta Elena”, salvando las distancias y la diferencia, a mí me quedaba mucho mejor, llegué a la fase actual donde no soy nada y todo a un tiempo. Simplemente abro el armario, cojo los vaqueros y la camiseta de turno y ancha es Castilla.

En esas estaba hace más o menos un año, saliendo de la ducha, con el desconcierto que siempre me invade el despertar en casas ajenas y tras la dosis imprescindible de rímmel, único vestigio de tiempos pasados, decidí que tenía que hacer algo con mi aspecto. Como siempre verbalizo mis deseos, como si fuera la vía más rápida para convertirlos en realidad, sin importarme demasiado quién o qué pueda escuchar o ser escuchado, esa vez tampoco iba a ser diferente.

No esperaba que él me dijera que estaba estupenda, que no necesitaba cambios, que mi belleza natural era portentosa… no buscaba la reafirmación ni tampoco la complacencia. Y claro, tampoco las encontré porque su respuesta fue exactamente que sí, que debería cuidarme más, visitar con frecuencia la peluquería, encaramarme más a menudo sobre tacones imposibles y desterrar los vaqueros. Hay que j* con estos intelectuales, tanto foulard al cuello y luego se declaran fans del alisado japonés adornado con mechas. Y en mi caso, obvio, ni lo uno ni lo otro. Pero le hice caso, esa misma tarde justo después de recoger mi cepillo de dientes de su baño para no volver, fui a la peluquería. Ante las reticencias del peluquero una sola orden, cortar, y aunque éste se resistía, como si yo fuera Sansón y toda mi fortaleza residiera en mi melena, salí con un estupendo corte a lo garçon. Nada va tan bien con los vaqueros como llevar la contraria.

Eso sí, si me guardan el secreto les contaré que este domingo me compré un LBD, y es el tercero que cuelgo en mi armario en lo que va de otoño/invierno. Los tiempos están cambiando.

8 perdidos en el laberinto:

Lolita Lamento dijo...

Tu paciencia es digna de admiración.


Nada va tan bien con unos jeans como dar un portazo. Además del corte, por supuesto :)

Anónimo dijo...

Ligeramente avergonzada me siento al haber tenido que googlear LBD...
Nunca entenderé la obsesión con desterrar los vaqueros (yo soy más de vaqueros que de jeans, la verdad). Hace un año me prohibieron ir a un cumpleaños si me presentaba en vaqueros. No fui.
A mi es que me encantan las mujeres que van guapas con unos vaqueros y una camiseta, verse bien con ropa cara y cinco capas de maquillaje es lo fácil. Y sí, me pongo mala cuando en la biblioteca entran chicas taconeando, y peor me pongo cuando miran de reojo a mis pies.
Ah! y por supuesto, todo ello aplicable al tipo de hombre que me gusta (no, no me gustan los chicos maquillados, excepto Gael en La mala educacion, claro).


C.

Fabian dijo...

Laciado Japones ?
www.fabianstudiodebelleza.com

Daeddalus dijo...

Es lo que tienen los portazos y los hasta nunca... van con todo.

Daeddalus dijo...

Little black dress...

Y a mí me encantan los hombres que van simplemente con camiseta y vaqueros ;)...

Nebroa dijo...

Te has cortado el pelujón!?!? Dios mío! no te das cuenta que es una cosa más a añadir en...!? jajaj valee! dejémoslo en que siguen habiendo muchas diferencias!:)
Yo qué voy a decirte, hace años que decidí cortármelo, y el otro día vi a un chico que no veía desde que la mili se hacía con lanza... me dijo, eso que te has hecho es un crimen. Tu pelo no debe estar encerrado dentro de tu cabeza, debería estar penado con carcel...
Y claro, al día siguiente fue cuando fui a cortármelo más...

Daeddalus dijo...

Yo me lo corté en aquel momento... mucho. Ahora está en fase de expansión y crecimiento, y ni es corto ni largo, ni liso ni rizado y vivo sin vivir en mí.

Nebroa dijo...

Bueno, yo parezco el rey leon con mucha frecuencia, así que dejé de vivir en mí hace demasiado tiempo para convertirme en animal de compañía!!

Related Posts with Thumbnails