viernes, julio 24, 2009

En la mañana del día de Año Nuevo. Sí, el 1 de enero de 2009. La última vez que lloré. Hasta ayer. Exactamente seis meses y 23 días después. No importan los motivos que me desbordaron de lágrimas entonces, y los de ayer también carecen de importancia.

En un esmerado escenario. Conduciendo a toda velocidad por la autopista de regreso a casa desde el aeropuerto. Drive all night y Stolen car a modo de bucle infinito, las lágrimas rodando por mis mejillas. No es la primera, ni será la última vez, aunque tengan que transcurrir otros seis meses y 23 días. Me sentí terriblemente vacía.

7 perdidos en el laberinto:

Nebroa dijo...

6 meses y 23 días sin que esa sensación de vacío empujase a tus lágrimas a salir a la superficie, ya es mucho. Así que quédate con esos 6 meses... y deja a un lado los 15 minutos de llanto.
Modo optimista off...

Bluess Swing dijo...

Es bueno llorar, llevo dos semanas con muchas lágrimas...pero qué a gusto te quedas después. Llora, llora, hasta que te hartes.

dEsoRdeN dijo...

Yo tuve que apretar muy fuerte los dientes para no llorar por fuera hace 26 días, y también en un aeropuerto. Lloré al llegar a casa, en la oscura intimidad de una cama enorme y con poca carne por metro cuadrado. Pero es taaaaan bueno llorar...

T dijo...

Te decantaste al final por ir al Concierto de Bilbo? O lo dejas para los siguientes?

Anónimo dijo...

Mucho tiempo sin llorar....yo no aguanto tanto!! Cada cierto tiempo, si no me ocurre algo personal que me haga llorar, me deshago en llantos viendo el telediario...

Anónimo dijo...

Muy buenas canciones para llorar, yo también las elegí una vez!

Un saludo
Iñaki
Here comes the Sun

Fiebre dijo...

Ufff. Te pasa entonces lo que a mí. Soy durísima para llorar, lo que hace que muchas veces tengamos estress añadido por no ´descargar´a tiempo.

Pero mira; ayer me hinché. ¿Los motivos? Nada del otro mundo: Coja e inmovilizada, la casa inundada, mi pie operado mojado de aguas fecales...
Ahora mismo, recién vueltas las cosas a su orden estoy más a gusto que nada.
De vez en cuando una ´jartá llorar´ como decimos en Málaga, es...¡la leche!

Related Posts with Thumbnails