miércoles, septiembre 26, 2007

Nada sabe, nada quiere, nada tiene




Me interroga Jesucristo Superstar acerca de mis planes para cuando pase todo. Mi respuesta no puede ser más obvia, desde mi punto de vista al menos, y es un rotundo "depende" que a él no parece convencerle del todo aunque no pregunta "¿de qué?", no es necesario, en todo caso yo me adelanto con un más obvio, "depende de si todo sale bien o todo sale mal".

Entorna la mirada como él sólo sabe hacerlo y murmura entre dientes que evidentemente todo saldrá bien. Tal muestra de confianza en mí me enternece y no puedo olvidar que viniendo de quien viene no dejar de ser un gesto un tanto insólito. Sé que no me aprecia, tengo mis serias dudas de que sea capaz de sentir afecto por alguien que no sea él mismo, ni siquiera por su mujer e hijo, pero si sé que me respeta, lo cual sin ser motivo de orgullo no resulta del todo desagradable.

Él sigue insistiendo en su pregunta y dado que aún no he agotado los diez minutos de cháchara insulsa que me he propuesto concederle semanalmente, cuarto de cortesía y mitad de displicencia por mi parte, me dispongo a enumerarle mis numerosos planes para los días "después de" que en realidad no son tan numerosos y que por no ser ni siquiera son planes...

Lo que de verdad me apetece y probablemente sea lo primero que haga será comprarme la nueva novela (que completa la trilogía) del joven Marías y leerla, claro está. Lo de buscarme un novio feo, fuerte y formal me lo callo.
Me mira con cara de asombro, parece tremendamente decepcionado. Tal vez esperaba de mí que me enrolara en un barco destino a Pernambuco, que pidiera dos años de excedencia para irme a Sudán o tal vez me retirara a hacer meditación al Tibet. No sé si sentirme halagada con su decepción, espera de mí mucho más de lo que realmente soy. Yo sólo quiero que pase todo y poder dedicarme aunque sea tan sólo una tarde a leer sin tener que preocuparme de nada más.

No sé si algo parecido les ocurre a los lectores de este blog que día tras día entran aquí y se encuentran con que sigue sin actualizar o lo que es peor, con cuatro líneas absurdas y una canción probablemente pasada de moda. Pero ya lo advertí,
a veces en octubre, es lo que pasa...

9 perdidos en el laberinto:

Necio Hutopo dijo...

Hay días en la nada, creo haberlo escrito antes (tal vez en otros bits)... Días en que sólo nos apetece permanecer leyendo y no preocuparnos de lo que nos preocupa... Hay días así y los hay que duran meses.

Lo de la canción y las cuatro líneas no hay de que preocuparse... Todos hemos tenido periodos así (bueno, casi todos han tenido periodos así).

Que las cosas salgan como deben (si bien o mal, depende) y pueda usted, sin preocupación alguna, recostarse en la cama y leer a gusto... Eso, y actualizar (si lo desea) con una canción y cuatro líneas absurdas.

tribeca dijo...

No le debes nada a nadie más que a tí misma. Esperaremos lo que sea necesario para poder leerte y disfrutarte. Preocúpate nada más que de tí: a veces hay que ser muy egoísta -sólo a veces- y dedicarnos todo el tiempo del mundo. Yo a eso lo llamo "escuchar a mi cuerpo", y el mío, como el tuyo, como el de todos, es sabio y nos habla de lo que precisa. No me seas roñosa, Dae, regálate, regálate mucho, mímate, consiéntete y si te viene bien, una noche loca loquísima con un maromo complaciente y aguantador.

El sexo con amor o sin él suele ser un excelente tratamiento para el cuerpo, el alma y la cara. Y bien barato.

Besos luminosos

Bluemoon dijo...

Querida Daeddalus.
Suscribo todo lo que dices.
A veces no hay tiempo o no hay ganas (de escribir, me refiero).
Otras, luchas por decir sin decir, sin exponer más de lo preciso.
Personalmente tanta contención me da asco.
Como dijo alguien "yo no sé arder sin consumirme".

Yo, y más que yo, te esperamos. Cuando lo decidas estaremos aquí, pacientes.

Evinchi dijo...

Vaya, a ti te pasa en Octubre, y yo llevo así todo septiembre. Para mi que las musas esas, se marchitan al terminar el verano.

Yo ando con la creatividad en sequía.

nancicomansi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nancicomansi dijo...

Me alucina la gente que no entiende que, por ejemplo, disponerte a leer toda una tarde, o todo un dia, o no hacer nada, vagar en casa entre fotos viejas, o mirando revistas idem, o repito, mirandolas musarañas, sea menos importante, menos enriquecedor, que estar moviéndote, sin parar, de un sitio a otro...

Tranquila, esto es casi octubre, si, y lo entendemos...

Bluemoon dijo...

Dice Ana de Valle:
"No sé por qué me duele tanto
este invierno........
Devoro libros y versos.
Me siento sin cosas;
sin alba, sin estrellas,
sin nubes que desatar
ni grillos que romper;
sin vida....
Hasta el mundo se ha ido
de mis sueños.
Este mundo que, en mi soledad,
ni su latido
ni su olor me llega.
Sólo tu nombre,
tu recuerdo
enroscándose en mi ser,
me acompañan".

Siempre encuentro que lo que quiero decir ya lo ha dicho alguien mejor.
Besos

Beatrice dijo...

A mí la lectura de Marías -en ciertos pasajes- me resulta de una maravillosa sensibilidad, ese poétitico compás del fraseo que parece un ángelus visto por un niño travieso pero que es bondadoso. Esa sensación de vuelo tan lento como el buen follar, esa mirada ambigua sobre la fea realidad,
Marías, con ese aire de fornifollador de gama alta.

Oscar dijo...

Y que se supone que te pasa o te ha pasado???? O me he saltado algun capitulo de tu vida o no se leerte entre lineas..., contigo no me entero.... la verdad es que da igual, sea lo que sea no creo que vaya a cambiar si dejas de escribir cosas raras en tu blog...

Pues eso, yo te echo de menos, ademas, no veas que regalo te tengo preparado.... esa Paca tuya hace muchas cosas.. (y seguro que tu, no lo sabes)

Related Posts with Thumbnails