martes, enero 21, 2014

El disfraz que me puse estaba equivocado (ya lo escribió Pessoa)




No recuerdo la edad que tenía la primera vez que visité Portugal, era tan sólo una cría y las imágenes que atesoro de aquella primera visita son muy vagas. Una playa bañada por las frías aguas del océano, el sabor de los melones, los peregrinos arrastrándose por las carreteras acercándose a Fátima, alguna que otra historia macabra sobre Pedro I, rey de Portugal y el omnipresente obrigada.



Recuerdo sin embargo lo que no vi, lo que no conocí, y aquella no visita me persiguió durante años hasta que finalmente un buen día pude volver a donde nunca había estado.



No hubo tiempo aquella primera vez. Una mala planificación, tal vez un regreso antes de lo previsto; a los niños desgraciadamente se les da pocas explicaciones sobre lo que verdaderamente importa y demasiadas sobre lo accesorio. Podía haberme quedado sin conocer Évora o Nazaré, Sagres o Braganza, y tal vez entonces hubiese sido alguno de estos el nombre que me perseguiría durante años desafiando mi memoria. Supongo que mi desconocimiento total del portugués contribuyó a que aquellos nombres despertaran lo más oculto de mi imaginación y pasaran a formar parte durante muchos años de mi imaginario y por supuesto acabé volviendo a Sintra por primera vez, y regresé una segunda y una tercera, y volví siempre que vuelvo a Portugal y a Lisboa.



Aquel volverasasintra me acompañó, aún me acompaña, durante muchos años al otro lado del espejo, y cada vez que alguien me pedía mi dirección de correo electrónico y yo decía eso de volverasasintra@hotmail.com, a pesar de que algún despistado o despistada preguntaba dónde estaba o qué era eso de Sasintra, la imaginación se disparaba y de inmediato el interlocutor o interlocutora se montaba una película en su cabeza sobre amores imposibles, distancias insalvables y saudades a raudales. La gente, a mi favor, solía ser discreta y pocos preguntaban o apenas insinuaban; o tal vez esperaban que yo contase lo que no podría contar porque no era real sino imaginado, aunque los amores imposibles y las distancias insalvables sean mayormente espejismos y los sueños inalcanzables acaben convirtiéndose en nostalgias crónicas y variadas. Yo siempre decía, si alguien finalmente preguntaba sin preguntar quién me esperaba en Sintra, que era una historia muy larga y poco interesante. Lo cual era rotundamente cierto y no faltaba a la verdad; a nadie interesaban mis incursiones lusas, francamente aburridas excepto para mí y casi nunca había tiempo y lugar a contar que todo provenía de una frustrada no visita de la niñez más olvidada. Y que en todo caso no, nadie me esperaba en Sintra. 

Debía decirlo sin mucha aparente convicción porque nadie me creía, e incluso tantos años después amigos cercanos y queridos que la distancia ha destinado a lugares lejanos y con los que la comunicación verbal ha sido sustituida por la escrita, siguen preguntando cuándo volveré a Sintra.

Y yo... hace mucho que regresé de Sintra. 

6 perdidos en el laberinto:

Curra dijo...

Pues si ya lo decía Pessoa. Algo tendrá de cierto.
Porque esas cosas dejadas a medias contra tu voluntad y más si son en la niñez, quedan inscritas a fuego.Son deseos insatisfechos que se convierten en pequeñas obsesiones, en batallas que no se han librado, pero que tenemos la sensación de haber perdido.
Volverás a Sintra forma parte de ti aunque hayas ido y vuelto muchas veces. Es ese pasado que vive en tu mente y es mucho más real que la !mayor parte de tu historia de verdad.
Me ha encantado volver s leerte.
Besos

NaDa dijo...

¡Qué buen título del blog! (con gran sentido del humor e ironía). ¡Qué buena descripción de ti misma!
¡Qué buena entrada!
Volveré.
Saludos.

jordim dijo...

Los deseos insatisfechos generan gangrena...

Oscar dijo...

Esta trayectoria blogger tuya tan.... como diría, continua, no está bien remunerada ni en cuanto a número de comentarios, aunque la cantidad a veces se la pela al que lo peina, ni en cuanto a la calidad de los mismos ni mucho menos en cuanto a los elogios que mereces.

Muy de vez en cuando te leo algo y me extraña bastante que esa mujer que devolvería treinta y pico rosas y un peluche!!! al señor cartero por volver a Sintra en una Harley tenga tan poco seguidor, de ahí seguro tu excasa continuidad.

Te animo a escribir más artista. Se te da BIEN.

Un beso :)

Oscar dijo...

Y para el que dude

Excasa, es excasa.

Maria Paz Saavedras dijo...

Admiro cada palabra que escribes es tu blog, desde un lugar muy lejano del fin del mundo me entretengo y disfruta cada entrada que escribes, un beso bonita :)

Related Posts with Thumbnails