miércoles, septiembre 12, 2012

La condición humana




No me gustan los animales. Lo he puesto de manifiesto en muchas ocasiones, en este lugar entre otros. No me gustan los gatos. Es más odio a los gatos. Jamás comprenderé qué gusto le encuentra la gente a convivir con un canario, un caniche o una iguana. Imagino que igualmente la gente no entenderá porqué me pinto las uñas de azuloscurocasinegro.

Asumo el sambenito que esto conlleva. No ser una persona confiable, no ser una buena persona… lo he oído demasiadas veces, si no te gustan los animales no eres bien. Como si eso nos colocara en el otro extremo, como si nos convirtiera en maltratadotes, en fin…

No soy abiertamente antitaurina. No, eso tampoco. Y no porque me gusten los toros, que si desapareciesen no los iba a echar de menos, sino porque les tengo cierto, digamos, respeto. Conozco varias personas a las que admiro, quiero y respeto que pueden pasar horas y horas hablando admirados sobre las faenas de José Tomás. Son inteligentes, brillantes, en esencia buenos y hasta uno tiene un perro. Si ellos les ven algo, que desde luego yo no veo, le concedo el beneficio de la duda a la mal llamada Fiesta Nacional, aunque no sea mi fiesta.

Pero amanece el día de hoy y leo esto: 


A pesar de la tendenciosidad del artículo, me indigno (que supongo es lo que pretende el autor del mismo). Una escucha hablar, por ejemplo, al Agropecuario, acá Fran Rivera, y aunque no entienda qué mínimo resquicio de atractivo puedan encontrarle Lagartiburu y la ex Maja de España y ex señora de Herrera para protagonizar una de las escenas más bochornosas y divertidas de la última televisión, sí entiende que semejante ser no da más de sí con su Lourdes, su Sevilla, su Rocío y su, ojú, qué arte.

Pero por más que lo intento no logro comprender qué lleva a la locura colectiva de todo un pueblo (imagino que detractores, haberlos haylos en Tordesillas) en nombre de la tradición. Qué empuja a un ser anónimo, anodino, a una persona vulgar y corriente a una orgía de sangre y sufrimiento.

La condición humana, supongo.



P.D. Gene Tierney

7 perdidos en el laberinto:

Elcaligrafista dijo...

Comparto contigo. Aun cuando los animales no sean de nuestro agrado, no es motivo para matarlos!!!

mi beso.

Lady Tea dijo...

Oyeee.. qué en todo de acuerdo (a mi padre y a mis abuelos los toros les encantaban y yo que tantas corridas -de toros- he visto haciéndoles compañía no logro odiarlas, aunque quede fatal (porque es que quedo FA-TAL cuando lo digo). Así que yo 'callaíca' ...
Pero yo venía a hablar de mi tema estrella.. eeeyyy qué caña lo de la Maja y la Igartiburu.. ¿lo has visto?.. casi me muero de la risa.. y para colmo anoche leo en twitter lo siguiente más o menos '¿por qué no entrevistó la Montero a Rajoy?' jajajajajajja..
Esoooo yo también quiero que lo entreviste (voy a crear una plataforma a la voz de YA)..
Aleee sigo trabajando que últimamente me gusta más la tontería que a un tonto un lápiz
Muak!!!

Lady Jones dijo...

La condición humana, muchas veces, debería ser enjaulada y expuesta al aire, a ver si trina algo bello de una ... vez...
Me gusta cómo escribes. Inspiras.
Un beso.

O SuSo dijo...

Tocas dos temas relativamente controvertidos: poseer animales, y matar animales.
No me identifico la gente que "tiene" animales, esa necesidad de poseer otro ser vivo, pasarle los traumas, hablarle como si fuera un hijo, un amigo, que le han hecho a los humanos todos esos seres para merecerse tal vida? El poseer a un animal puede ser que muestre carencias afectivas ondas...
Todo esto sería terrible sino fuera por las escenas tan subgeneris que se generan: Señoras todas peripuestas recogiendo las defecaciones de su "perrita" antes de que caigan al suelo, con la atenta mirada de un animal que no entiende como el lider que le proporciona alimento anda en estas veredas. O gente que le habla a su pitón como si fuera un bebecito, en fin.

Matar por matar no tiene ningún sentido, ni ético, ni estético. Tus amigos serán inteligentes, buena gente, que no lo pongo en duda, pero sus gustos son perversos.

Abrazos

Tita C. dijo...

¿concedes el beneficio de la duda a la fiesta nacional?
Normal.No te gustan los animales y odias a los gatos y por lo que cuentas, supeditas tus opiniones sobre el toreo a lo que piensan algunos de tus conocidos.
Lo que hacen en Tordesillas no dista mucho de lo que hace José Tomás. Piénsalo.

Daeddalus dijo...

No podría convivir con la inmensa mayoría de personas que pueblan este mundo... eso no me convierte en asesina en serie.

J.C.Alonso dijo...

Amiga, acabo de verte por la casualidad de un enlace con un viejo amigo. Me gusta lo que propones. Tu postura, lectura y visión de la vida en este blog. Me gusta su título; es acido y reconfortantemente aséptico. Me gusta el Noir, adoro a Gene Tierney. Me gustan los puros, me gusta el rock, el jazz, la literatura. Sobre todo los beat y Garcilaso. Desteto a los gatos. Me encantan los perros y soy taurino, amén, de fan de Don Draper. José Tomás ha roto leyes de la física como sonetos mi amado Garcilaso. Voy a instalarme en la habitación 273; procuraré no hacer ruido. Y evidentemente, te llevo a mi estantería de favoritos. Un cordial saludo

Related Posts with Thumbnails