jueves, noviembre 03, 2011

Para vivir


Dicen algunos que la infancia es nuestra patria, y yo añado a esos algunos que tal vez lo sea sólo para determinadas personas. Lo sea o deba serlo, al menos para los que por caprichos del destino habitamos este bien o mal llamado primer mundo. Nos brindan cariño, protección, un mundo a nuestra medida, caprichos y deseos; en algunos casos educación o respeto. 

Pero a veces la vida opta por tomar caminos raros, no esperados, para los que no estamos preparados ni a los que sabemos o no nos han enseñado (o dado el suficiente valor) a enfrentarnos. Y ahí es cuando todo se desbarata y se viene abajo sin trincheras ni refugios. Se buscan soluciones que no se hallan pues difícil es encontrarlas para problemas a los que cuesta siquiera identificar. Se tienden manos de consuelo, consejos desubicados o pretensiones de ayuda. Al final tan sólo queda el silencio como el telón que cae sobre el escenario poniendo fin a la función ocultando camerinos y tramoyas.


La felicidad en ocasiones se alía con la suerte, con el azar, o con los Dioses a los que algunos  rezan. Y yo, que siempre sostengo que la suerte no existe o que en su defecto hay que buscársela, la reclamo hoy y ahora. A veces no hay esquinas que doblar para encontrársela y es necesario conjugarla para que venga a nuestro encuentro. Ojalá ésta sea una de ellas.







[Acá debería sonar Lucinda... Lake Charles]

4 perdidos en el laberinto:

El silencio y otras palabras dijo...

Nunca he creido ni confiado demasiado en la suerte, aunque de vez en cuando me vuelvo fan de las casualidades y las denomino "destino". Caprichos a un lado, no tengo la receta para vivir, tan solo la canción de Pablo Milanés, que si bien no soluciona nada deja un regustito a tristeza otoñal.

Babilonio dijo...

Está de moda remover la infancia y culpar asi al pasado de desventuras e infelicidades presentes. La infancia es eso, la infancia, la vida adulta es otra cosa.
La suerte existe, pero no es excusa, la felicidad hay que buscarla, perseguirla, trabajarla y aún así nada hay garantizado.

Besos y suerte.

Daeddalus dijo...

- Silencio: Y ojalá todas las tristezas sean otoñales.

- Babilonio: Es que precisamente hablo de eso, de la infancia, de la adolescencia. No hablo de mí, no hablo de un adulto que ya no puede culparse sino a sí mismo de su buena o mala suerte.

Mi casa de juguete dijo...

Preferiría no creer en la suerte. De ese modo, trabajando podría alcanzarse aquello que se desee. Pero a veces no hay manera. No todo depende de nosotros.

Related Posts with Thumbnails