miércoles, noviembre 24, 2010

Quién me iba a decir a mí que le iba a tener que pedir prestada la frase al insustancial de Federico Moccia...




Esta canción me tiene enamorada...

Ojalá todo fuera tan fácil como enamorarse de una canción.

Sólo es hacer clic en el botón adecuado y la puedes revolver o mezclar y beber de un trago como el tequila, apurado y sin pensarlo.



Y sentir, asentir y repetir y regresar...
Y nunca se va o siempre vuelve, que no es lo mismo, aunque con las canciones siempre sea igual.



Y de Montgomery Clift también me enamoré o sigo enamorada, que a diferencia de con las canciones,
no, ni modo, nunca es igual.



3 perdidos en el laberinto:

TSI-NA-PAH dijo...

Ese Monty maravilloso cuantas mujeres enamoro!
el tema no lo conocia!
Un abrazo

meloenvuelvepararegalo dijo...

Yo también me enamoré de ese hombre...
Y de algunas canciones, aún lo sigo estando.
Un beso de buenas noches, Dae,

Amber dijo...

Preciosa canción, a mí también me gusta mucho...
Y ¿qué te puedo decir yo del gran Monty? Si, inevitablemente, su carita de no-misfit es idéntica a la de mi primer amor (serio, se entiende).

Maravillosa la foto.

Buona note,

Amber

Related Posts with Thumbnails