lunes, octubre 18, 2010

Para seguir tejiendo de colores una realidad a medida





Cuando ustedes lean esto será al menos lunes por la tarde, y vayan ustedes a saber por dónde andaré yo. A lo mejor seguiré delante de una pantalla en blanco en la oficina o camino de casa o en el supermercado haciendo la compra, paseando escuchando a Emmylou Harris, durmiendo la siesta, haciendo spinning, comiendo, leyendo o 'mad menizándome'. Me gusta escribir en un determinado momento y hacer que se publique en otro... ya lo he contado unas cuantas veces. Así que ahora, a una incierta hora de la tarde del domingo, escribo esto, que puede que vea la luz mañana, o tal vez no... que generalmente no releo lo que escribo, y tal vez debería...

Anoche me comporté bien, para ser un sábado. A las nueve estaba en casa, y las once en la cama, que tocaba madrugar e ir de romería a un examen con media función pública asturiana. Leí unas cuantas páginas de un libro que no me gustaba y acabé por dormirme al filo de la medianoche mecida por Schubert. Y a las 2:17 sonó el pitido de un SMS. Sé la hora exacta porque estoy ahora con el móvil en la mano borrando mensajes y tratando de entender algunas cosas que no entiendo, e imagino que nunca acabaré por entender.

Confesaré dos cosas: una, que de primeras no pensaaba contestar al "estas up?", entre otras cosas porque no lo estaba hasta que me despertó el teléfono, y dos, de segundas, la decepción; sí, lo siento, hubiese deseado que hubiese sido otro, si espero que alguien me despierte de madrugada con un mensaje, que al menos fuera con el mensaje inconveniente#2, o aunque no fuera inconveniente, incluso mejor así. Y no, no se crean, no hay tantas personas que tengan mi número y se dediquen a enviarme mensajes de madrugada (y no tan de madrugada), pero alguna, incomprensiblemente, si hay... sólo que era la equivocada... o puede, probablemente, que la equivocada sea yo...










P.D. Claudia Cardinale

10 perdidos en el laberinto:

Sonix dijo...

Yo, la verdad, siendo la persona equivocada y una hora indecente, lo hubiera dejado correr y lo hubiera contestado al día siguiente. Algo así como a la hora de comer.
(Espero que haya habido suerte en el examen)

Pitt Tristán dijo...

Boca, y pide noche.
Boca -mar- toda ella, pide noche.
Noche extensa, bien prieta y grande...

El Buscador de Miradas dijo...

Siempre apago el teléfono para irme a dormir. Me incomodaría la posibilidad de que alguien envíe un sms o me llame.
Vamos, que con mis sueños eróticos no juega nadie.

Daeddalus dijo...

Vaya si eres dura, Sonix, jajaja... todos nos merecemos una oportunidad, aunque algunos no la merezcamos.

Sonix dijo...

No, no, si no soy dura... pero es que con lo de dormir soy chunga. Claro que todos merecemos una oportunidad ¿por qué no?

Daeddalus dijo...

Y ahora que están tan de moda los vampiros...

Daeddalus dijo...

No sabe lo que se pierde entonces Don Busca... nunca se sabe quién va a aparecer... aunque al final nunca aparezca, pero ésa es otra historia...

Daeddalus dijo...

Es verdad, Sonix, que lo del dormir es muy serio :)

Aida dijo...

Yo soy de las que apaga el móvil porque, como bien dices, a esas horas nunca es quien debería...

chicodelabolsa dijo...

Míralo por el lado positivo, al menos te llama alguien; a mí los únicos mensajes que me llegan son los de Movistar.

Te sugiero que, en adelante, pruebes a mantener tu móvil apagado o en silencio por la noche ;)

Y de regalo algo para que usted se nos duerma mejor: http://youtu.be/vo_pQgNdzZg

Related Posts with Thumbnails