miércoles, octubre 27, 2010

Como cantaba el Lichis, te he apuntado en una barra de hielo mi dirección y mis mejores deseos...




Sigo sin pillarle el punto al Facebook, supongo consecuencia de mi más que evidente carencia de habilidades sociales; y excepto escribir alguna tontá de cuando en cuando y colgar canciones vía Spotify, poco uso le doy. Por cierto que no he colgado aún ninguna de la Jurado, aunque a estas alturas poca reputación e imagen me quede por mantener a buen recaudo. Y de ser sincera, está comenzando a asustarme un poco... El Facebook, digo, no mi reputación; que ésa ya no tiene remedio.

Hace un par de días en fase de aburrimiento agudo me puse a buscar, tratando de recordar sin demasiado éxito, a mis viejas compañeras del colegio. Llegué a encontrar a tres, y como es obvio no tenía nada que decirles. No más fructífero, pero sí más divertido fue tirar del hilo de los amigos de amigos y encontrarse con que en ese irreal mundo, enemigos irreconciliables en la calle, se envían saludos y felicitaciones virtuales. Yo sigo sin caerme del guindo y sin entender cierto tipo de ¿amistades?

Porque ésa es otra, y no, no hablo de tener más de mil amigos, que supongo todo es posible. Acaso no presume Sánchez Dragó de haberse acostado con más de mil mujeres, ¿o era Julio Iglesias? No, hablo de "mis amigos", como aquél que me envió una invitación, y vaya, tu quoque, Brutus, fili mi, con la de tiempo que hace que no nos vemos y la cantidad de veces que nos repetimos que tenemos que ponerle remedio, pues va y le acepto, a ver si vía Facebook nos ponemos de acuerdo en fecha y hora. Pero va a ser que no, que a las dos horas me dice que me borra, que apenas usa el Facebook (aunque su muro demuestre lo contrario) y que fue por error, no sé qué historia del correo electrónico. No es que me importe, pero me pregunto si eso significa que si nos cruzamos por la calle va a cambiar de acera y evitar saludarme, y eso sí me preocupa. Supongo, debería.

Después están los que me envían sus invitaciones con grandes alharacas, "qué alegría Dae, verte por aquí y bla bla bla", y luego ignoran tu existencia por completo y parecen contestar y hacer caso a todo el mundo excepto a ti. También me pregunto si es sinónimo de que la próxima vez que nos veamos van a retirarme el saludo.

En tercer lugar los que no dejaban de enviarme invitaciones cuando yo no estaba en Facebook, y que cordialmente reenvié cuando finalmente me uní, más por reciprocidad, cortesía y educación, que por otra cosa, todo hay que decirlo. Ahora, semanas después de que no las aceptaran, ya he logrado comprender que sin duda las suyas fueron, por tanto, "un error".

Mención aparte merece la gente que no conoces de nada, ni siquiera virtualmente, que al fin y al cabo ya es un tipo de conocimiento, que te abruma, literalmente, con invitaciones. Concluyo entendiendo que muchas de ellas, tal vez la mayoría, son "errores".

Y claro, esto me lleva a preguntarme si la escasa gente que tengo como "amigos", de veras les apetece serlo y estar ahí o han aceptado "como un error" mi invitación; o viceversa, y me enviaron la suya también equivocadamente. Porque ése sí que es el auténtico error. Así que de de darse ese caso, hagan el favor de borrarme, que yo aún no he aprendido a hacerlo, que a desfacedora de encuentros nadie me gane.







P.D. Laura Antonelli

16 perdidos en el laberinto:

Conguito dijo...

Que sepas que la mía no fue error.

Daeddalus dijo...

No lo dudaba en absoluto ;).

marikosan dijo...

Querida, una vez más, palabras cargadas de razón, yo únicamente me he quedado con mis amigas de la cuadrilla y familiares con los que por la distancia apenas veo, el resto me sobraba.

Si en perfil vas a amigos, todos, te la opción de eliminar a la derecha de cada uno sin que el susodicho se entere, claro.

Feliz día.

Anónimo dijo...

Preferiría seguir contando con Vd., pero si lo desea puede pedirme que suprima el contacto de Facebook.

L.

PD.- No sé cómo se utiliza el Spotify.

Daeddalus dijo...

No era más que una reflexión en voz alta, como por otro lado todo lo que escribo aquí. No tengo intención de borrar a nadie, sólo que a veces parecería que sufriéramos una regresión al patio del colegio con el mítico "ya no te ajunto".

Paciente Asturiano dijo...

Cualquiera solicita tu amistad en el caralibro!!!!!!!!!!!!, jajajajaja.
¿se puede?

Sonix dijo...

Me ha encantado el uso que haces de las comillas en "error" y "amigos", totalmente genial!
Yo tampoco entiendo muy bien por qué me han agregado algunos o si me han borrado otros (seguro que más de uno y de dos lo habrá hecho). Lo que sí sé es que Facebook no me gusta casi nada y entro como mucho una vez por semana, y veo por allí una actividad con la que me quedo asombrada (¿todo el mundo tiene tanto tiempo libre?).
En fin, que le jodan a los "amigos" que cometen esos "errores". ;D

Sese dijo...

no me molesta tener a gente que no trato demasiado en el facebook porque no abro mi corazón ni explico intimidades en tal espacio virtual, así que acepto a quien me invita aunque yo no acostumbro a invitar a nadie, eso sí para los juegos está bien. Nils Lofgren me ha aceptado pero no así Clarence ni Roy Bittan (prueba con Bittan, que no me aceptaba pero se hizo una "jartá" de aceptar a chicas).

Saludos

Aida dijo...

Me ha hecho gracia leerte porque realmente tienes razón. Si un día te encuentro en Facebook, te agregaré, y no por error ;)

chicodelabolsa dijo...

Yo tuve facebook y terminé borrándome. Me abrumaban tanta gente con sus invitaciones y juegos.

Te sugiero que pruebes suerte en twitter. En esa otra red social seguro encuentras gente de tu agrado con la que compartir opinión. Hablo por experiencia.

Daeddalus dijo...

Marikosan: Eso de que no se entere el susodicho me hace gracia. Es como antes con lo del messenger. Si alguien de repente nunca aparece conectado o no te saluda nunca o no te envía ningún mensaje, en fin, jajaja, no hay que ser ningún lince. No sé, reitero que me suena a patio de colegio entre personas supuestamente adultas.

Daeddalus dijo...

Paciente... se puede, claro que se puede.

Daeddalus dijo...

Sonix... supongo que hay "amigos" y amigos, y errores y "errores", aunque el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Daeddalus dijo...

Sese: Eso de los juegos no hago más que oírlo y yo nunca he jugado a nada...

Es que Nils es más majo que las pesetas :)...

Daeddalus dijo...

Aida... es fácil encontrarme ;)

Daeddalus dijo...

No sé, Chico de la bolsa, el twiter igual se me queda un poco corto, con lo que a mí me gusta largar... creo que de momento con el blog tengo bastante.

Related Posts with Thumbnails