miércoles, febrero 18, 2009

Frente al espejo


Debo confesar que estoy feliz, radiante, contenta y que por tanto nada tengo que contar hoy aquí. No he echado de menos a nadie. Las noticias que he recibido a pesar de la distancia y los 17 bajo cero en los que venían envueltas tenían cierto regusto a esperanza. A pesar de tener que usar un ordenador con contraseña prestada y programas a modo de prueba, "tú no valides nunca", mi mentor por fin comprendió a eso de las doce del mediodía que yo era una chica lista que aprendía rápido y mi nuevo jefe, a todas luces un auténtico panoli tuvo la cortesía de preguntarme tropecientas veces a lo largo de la mañana "qué tal en tu primer día". Una veintena de pares de ojos masculinos levantaron la mirada de sus respectivos escritorios para examinar a la "nueva", trabajar en un universo eminentemente masculino me resulta curiosamente más relajado que hacerlo con mujeres y su veredicto poco o nada me preocupa. En fin, espero recordar esto dentro de dos meses, mantengo que las primeras impresiones siempre hay que tenerlas en cuenta.

5 perdidos en el laberinto:

El buscador de miradas dijo...

Y yo también lo mantengo, cuando caes de pie en los sitios luego todo es más fácil.
Mucho ánimo y suerte :)

Rose Kavalah dijo...

no me queda muy claro el porqué de que no puedas restregarnos tu felicidad.

Vale que venda menos, está claro que el despotricar y quejarse de todo siempre está mejor visto que las alabanzas y los positivismos.

Pero hazlo de todos modos, justo ahí donde duele... que quizás alguno por joder o por pura envidia, se anime también a eso de la felicidad.

Necio Hutopo dijo...

Pues felicidades... Empezat bien tal vez no sea garantia de acabar igual, pero al menos te hace más llevadero los cambios...

Y... En verdad me da una pena temible tener que usar los comentarios de tu blog para tratar asuntos que poco o nada tienen que ver con lo leído, pero por mención directa, del anterior post...

"Marcelino dijo...

Tu sigue Necio.

Verás como acaba esto".

Y ahora qué dije?
Marcelino... Uno, no nos conocemos.
Dos. En verdad estoy muy (pero MUCHO MUY) lejos como para entrometerme en lo que sea que creas que me estoy entrometiendo.
Tres. Yo vengo acá a leer lo que Deddalus escribe porque me gusta como escribe... y si comento de vez en cuando (y no en todos los posts), es porque creo reconocerme en algo en lo que leo (no sé si sabes, las cosas de la hermenéutica)... No porque crea reconocerte a ti (porque, de nuevo, NO TE CONOZCO).
Cuatro. Si, como dices, algunos o muchos escritos de los acá aparecidos están dirigidos a ti... pues oye, que no soy yo a quien te debes dirigir para comentarlos... me supongo yo que la autora de los textos sería una mejor idea...

De nuevo perdón, Deaddalus, en verdad que vengo acá porque me gusta como escribes y me agradan los descubrimientos musicales que por tus bites he hecho (no todos, pero sí la mayoría)... Y en verdad me agradaría poder comentar solo lo que de ti leo.

Oscar dijo...

Necio macho, casi me haces llorar, vaya exposición, solo te ha faltado presentar la dimisión.

No se te puede gastar una bromita. Nuestra amiga de las canciones chulas estaba de vacaciones y con alguien tenia que jujanear, espero me perdones....

Evita, esta mañana me he acordado de ti. He visto el trailer de la peli esa del luchador con calamity Bruce de fondo, creo que era el, la mejor de Mickey dicen, con esa cara que se le ha quedado me extraña mucho...

Es la prueba definitiva del fin de un romance virtual, que solo ese tio me recuerde a ti... :)



Insisto señor Hutopo. Im sorry.

Daeddalus dijo...

Where all the flowers gone... que cantaba Pete Seeger.

Related Posts with Thumbnails