domingo, enero 13, 2008

Dato autobiográfico


Se ha muerto Ángel González, eso ya lo saben (o deberían saber) todos. También Pepín Bello, memoria viva de la Generación del 27. Ambos en edades avanzadas, más el segundo que el primero. Recibirán homenajes sin duda. Al menos a González, cuyas cenizas Oviedo ya espera, le aguardan dos, la Universidad y el Ayuntamiento, cada uno por su lado los están preparando. Tal vez mañana lunes alguien se acerque a una gran superficie, con menos probabilidad a una librería al uso y compre uno de sus libros movido por la curiosidad, sin llegar al extremo del que hablaba Joaquín Sabina (bendiciéndole) deseando que se agotaran todas sus obras en los días venideros. Sería hermoso sin duda.

Por lo pronto a Paco I. Taibo II le quedan unos cuantos meses para decidir quién le sustituirá y aunque siempre fuera más de lo mismo una le echará de menos, que como siempre dice mi amigo Henry, recita(ba) tan bien.

Probablemente hasta las cucarachas lo hagan…


Cuando estoy en Madrid,

las cucarachas de mi casa protestan porque leo por las noches.

La luz no las anima a salir de sus escondrijos,

y pierden de ese modo la oportunidad de pasearse por mi dormitorio,

lugar hacia el que

-por oscuras razones-

se sienten irresistiblemente atraídas.

Ahora hablan de presentar un escrito de queja al presidente de la república,

y yo me pregunto:

¿en qué país se creerán que viven?;

estas cucarachas no leen los periódicos.


Lo que a ellas les gusta es que yo me emborrache

y baile tangos hasta la madrugada,

para así practicar sin riesgo alguno

su merodeo incesante y sin sentido, a ciegas

por las anchas baldosas de mi alcoba.


A veces las complazco,

no porque tenga en cuenta sus deseos,

sino porque me siento irresistiblemente atraído,

por oscuras razones,

hacia ciertos lugares muy mal iluminados

en los que me demoro sin plan preconcebido

hasta que el sol naciente anuncia el nuevo día.


Ya de regreso en casa,

cuando me cruzo por el pasillo con sus pequeños cuerpos que se evaden

con torpeza y con miedo

hacia las grietas sombrías donde moran,

les deseo buenas noches a destiempo

-pero de corazón, sinceramente-,

reconociendo en mí su incertidumbre,

su inoportunidad,

su fotofobia,

y otras muchas tendencias y actitudes

que -lamento decirlo-

hablan poco en favor de esos ortópteros.


Dato autobiográfico de Ángel González

4 perdidos en el laberinto:

dEsoRdeN dijo...

Me ha gustado el escrito. Soy bastante inculto en cuanto a literatura (a este autor lo oí nombrar por primera vez ayer en las noticias) y tengo un título en filología, cosa que me hace reafirmarme en mis creencias: yo no puedo creer en una sociedad que permite que tipos como yo tengan un título universitario así, habiendo multitud de personas sin título y con muchos más conocimientos que yo. Todo es mentira y cartón piedra.
bss

Necio Hutopo dijo...

"no puedo creer en una sociedad que permite que tipos como yo tengan un título universitario así"... Y bueno, Aznar fue presidente de gobierno, no? En fin... Se van los mejores y otrso que deberían irse se quedan... Pero nadie ha dicho jamaz que la vida sea justa

elmutaizilii dijo...

ángel González es un ejemplo de sensibilidad.Enorme.Especial.Un talento.Desorden me fascina tu humildad.Un gran saludo

Anónimo dijo...

Yo tambien me uno a tu artículo y te dejo uno por aquí:

SIEMPRE LO QUE QUIERAS

Cuando tengas dinero regálame un anillo,cuando no tengas nada dame una esquina de tu boca,cuando no sepas qué hacer vente conmigo
-pero luego no digas que no sabes lo que haces.

Haces haces de leña en las mañanas
y se te vuelven flores en los brazos.
Yo te sostengo asida por los pétalos,
como te muevas te arrancaré el aroma.

Pero ya te lo dije:
cuando quieras marcharte ésta es la puerta:se llama Ángel y conduce al llanto.


MARA TORRES blog


Saludos


Nota:yo también tengo un artículo de Ángel González en mi blog por si quieres leerlo ;)

Related Posts with Thumbnails