miércoles, octubre 10, 2007

Sólo sangre




Encima de la mesita de noche
hay una máquina de escribir.
en el carro, en vez de papel,
hay un piel roja.

Vendían otros indios
en el tenderete de las postales.
les habían fotografiado
delante
de una pared
de ladrillos
de adobe rojo.
llevaban sombreros
de hongo y chalecos
de rayas.
tenían el pecho hundido.
para sostenerse
de pie
se agarraban a una botella
de whisky.

El indio
de mi máquina
de escribir
se agarra al pelo
de su caballo.

El indio
de mi máquina
de escribir
es un guerrero,
un sioux
oglala.

El ejemplo
que hay
que seguir.

Me recuerda
que no debo rendirme
nunca,
que debo mantenerme
siempre

en pie
de guerra.


de David González


(Es posible que os canséis de ver poemas de David González por aquí últimamente. Lo estoy releyendo estos días desde aquel "El demonio te coma las orejas" y con cada nueva lectura me gusta más. Hoy, ahora, especialmente recuerdo que debo elegir entre la rendición o la lucha).


6 perdidos en el laberinto:

Oscar dijo...

Si el amigo David Gonzalez viera la foto que has puesto al lado de su poesia seguro que te aconsejaba que te rindieras...

¿tu has visto que pies? :)

Oscar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oscar dijo...

Y otra cosa, o en la peli de las mascaras de Tom Cruise o en la de las galletas de Woody Allen sale esa cancion... estoy seguro

David González dijo...

Pues a mí me molan esos pies, con la sangre, y el tatuaje de una de las piernas...Nunca hay que rendirse, Daeddalus, aunque a veces sí sea conveniente dar un paso atrás, pero solo para tomar impulso y embestir con más fuerza...

Oscar dijo...

David, sabras mucho de poesia... pero de pies, te veo dificil :) pero tio, si son penosos... :P

Daeddalus dijo...

Pues parece que el amigo David González ha visto la foto y no le ha desagradado.

Gracias David...

Related Posts with Thumbnails